Un consejero de Aguirre llama al PP-A "acomodado tras 30 años de derrotas"

  • El secretario de Comunicación del PP de Madrid anima a los populares andaluces a "empezar a trabajar para dejar de perder elecciones" · La dirección regional andaluza había pedido a Aguirre que se "aclare"

Comentarios 3

La crisis abierta en el PP nacional a raíz del anuncio de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, de que presentará su candidatura a suceder a Mariano Rajoy en el congreso que el partido mantendrá en junio ha alcanzado a los populares andaluces. Si la semana pasada, el presidente del PP-A, Javier Arenas, intermedió deseando una conciliación entre Aguirre y Rajoy, calmando los ánimos, ayer la polémica golpeó de frente a los populares andaluces.

El secretario de Comunicación del PP de Madrid y consejero de Sanidad en el Gobierno de Esperanza Aguirre, Juan José Güemes, reclamó a la dirección general del PP de Andalucía que no espere a saber si la presidenta del PP de Madrid se presenta o no a la Presidencia del PP nacional para "comenzar a trabajar", porque lo cierto es que "llevan 30 años acomodados en la oposición perdiendo elecciones".

Güemes contestó de esta manera al secretario general del PP-A, Antonio Sanz, que horas antes pidió a Aguirre que, "cuanto antes, aclare su posición" de cara al congreso del PP, de manera que toda la formación pueda centrarse en las "preocupaciones reales de los ciudadanos, que es lo que piensa y desea la militancia".

El dirigente del PP de Madrid arremetió contra las declaraciones de Sanz: "Que no le detenga nada y que no espere a saber lo que hace Esperanza Aguirre ni cualquier otro. Que empiecen a trabajar, ya que llevan 30 años cómodamente instalados en la oposición perdiendo elecciones una y otra vez", afirmó Güemes en declaraciones a Europa Press.

El consejero de Aguirre criticó que, al parecer, el PP-A está dispuesto "a exportar esa filosofía de vida también a la dirección nacional del partido" y pidió al secretario general del PP de Andalucía que "no le detenga nada, que no ha hecho otra cosa en su vida que perder elecciones". "Que empiece a trabajar por España y por Andalucía", añadió. Güemes insistió, dirigiéndose directamente a Sanz, que "no traiga esa filosofía de vida a la calle Génova", sede del PP nacional.

Pero no sólo el consejero de la presidenta de Madrid afrentó ayer a la dirección del PP andaluz, ya que el ex secretario general del PP y ex vicepresidente del Gobierno, Francisco Alvarez Cascos, consideró que Andalucía es, junto a Cataluña, País Vasco, Aragón y Asturias, una de las comunidades en la que el partido registra mayores problemas y defendió que el PP-A debe aprender de dirigentes como Teófila Martínez -alcaldesa de Cádiz y diputada en el Congreso- y Celia Villalobos -diputada nacional y ex alcaldesa de Málaga-, así como hacer "mucha más labor en los pueblos".

Álvarez Cascos no se había pronunciado hasta el momento y justificó haber roto su silencio, en una entrevista en La Clave, en que quiere que el PP "gane las próximas elecciones y que se hagan mejor las cosas". El ex número dos de José María Aznar consideró que Rajoy, ha optado por situar en el equipo parlamentario a sus personas más afines, "sacrificando a las de más peso y mejor preparadas", y consideró que eso "no es un buen comienzo para la renovación".

Tras las declaraciones de Güemes y Álvarez Cascos no hubo un pronunciamiento por parte del PP andaluz. El partido que preside Javier Arenas ha mostrado en reiteradas ocasiones el "apoyo claro y decidido" al liderazgo de Mariano Rajoy, del que Antonio Sanz destacó que es una "garantía de unidad y de cohesión interna" en esta formación.

En opinión de Sanz, el debate sobre "las ideas y las propuestas están muy claras en el Partido Popular", de forma que, en su opinión, lo único que hay que hacer es "reafirmarlas". El dirigente popular reclamó por ello a la militancia que se centre en el debate de "estrategias para los próximos años y en la comunicación con la sociedad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios