La construcción cierra 2007 con casi medio centenar de fallecidos en el tajo

  • Hasta diciembre fueron 47 los obreros que perdieron la vida, lo que apunta a un descenso respecto del año anterior, en el que perecieron 57· Junta y Fadeco ultiman el registro de empresas subcontratistas

El sector de la construcción volvió a cerrar el ejercicio 2007 con un saldo negativo de vidas perdidas en el tajo, y Andalucía, una vez más, se situó a la cabeza de este siniestro ranking nacional. Según CCOO y UGT, fueron 42 obreros los que murieron entre andamios, a los que sumaron otros cuatro más que fallecieron in itinere -cuando se dirigían a su centro de trabajo-, lo que supone el 15 por ciento del total nacional -269 muertos-, superando así a otras comunidades como Madrid -33- o Cataluña -31-. A pesar de que esta cifras sindicales no concuerdan con las que maneja la Consejería de Empleo, que hasta noviembre contabilizó hasta 47 fallecidos, todo apunta a que la tasa de siniestralidad rebajará ligeramente el resultado del año anterior, en el que fueron 57 los trabajadores que perecieron.

Es en este leve decrecimiento donde sindicatos y patronal coinciden en albergar ciertas esperanzas, y no sólo por el progreso que supone de las medidas emprendidas en pro de la concienciación de empresario y trabajador, y los avances en asesoramiento, control y régimen sancionador; confían, sobre todo, en la nueva ley de subcontratación. Con esta norma están convencidos de que se mitigará el perjudicial efecto de las empresas cuya estructura, casi siempre familiar, no va más allá del teléfono móvil y una furgoneta, y en la que la prevención de riesgos laborales queda relegada a un segundo plano frente al beneficio.

El primer efecto de esta ley será el registro de empresas subcontratistas. Según Emilio Corbacho, secretario de la Fedaración Andaluza de Empresarios de la Construcción (Fadeco) -tiene 4.000 empresas asociadas, cuyo volumen de negocio es el 80 por ciento de lo que se construye en la comunidad-, en estos momentos ultiman con la Consejería el borrador de este registro, que está previsto entre en funcionamiento "de manera inminente", y en el que se dejará constancia de los recursos humanos, materiales y técnicos de cada empresa.

"Este paso supondrá que ese sector que está al margen de la ley, ese falso empresario, tenga los días contados", afirma Corbacho. En el mismo sentido se pronuncian el secretario general de Fecoma-CCOO, Fernando Serrano, y el secretario regional de Salud Laboral de la federación de Metal, Construcción y Afines (MCA) de UGT, Juan Carlos Pando, que ven que con este registro pueden "desaparecer" esos "piratas", que "no empresarios", que incurren en "competencia desleal" abaratando costes a cambio de la seguridad de su plantilla.

Además del control empresarial, sindicatos y patronal también creen en los buenos resultados que pueda deparar la Tarjeta Profesional de la Construcción, que empezará a implantarse a partir de ahora -se presentó el pasado 26 de diciembre- y que será obligatoria a partir de 2012. Este documento acreditará que el trabajador que se vaya a contratar tiene una mínima formación en materia de prevención de riesgos laborales -en un futuro podrá incorporarse el currículum- .

A pesar de que desde distintos frentes se ha demandado más intervención de la Inspección de Trabajo, desde Fadeco se insiste en que "es la concienciación y no la sanción" la mejor herramienta para disminuir la alta siniestralidad. En este sentido, Corbacho valoró los beneficios que en "cambio de conducta" se ha podido apreciar tras las más de 24.000 visitas de asesoramiento realizadas en 2007 a centros de trabajo por parte de la Comisión regional de Prevención de Riesgos Laborales - integrada por la Consejería, Fadeco, CCOO y UGT-, y que está previsto que alcancen las 40.000 en noviembre de este año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios