La crisis 'expulsó' de Andalucía a 80.590 residentes al extranjero desde 2011

  • Los peores datos andaluces se dan en el saldo migratorio entre comunidades.

Comentarios 8

La crisis cronificada ha terminado por afectar a la demografía, si bien Andalucía presenta un comportamiento algo más atenuado al español. La población andaluza se ha estancado, pero no ha llegado a disminuir como en el conjunto del país. Si a principios de 2011, en Andalucía vivían 8.256.297 personas, a fecha de septiembre de 2012 había 8.301.905. Un crecimiento muy bajo, pero aún positivo, que se debe básicamente a que el saldo migratorio -negativo por la crisis- es aún compensado por una tasa de nacimientos relativamente alta para el conjunto del país. Aun así, desde enero de 2011, un total de 80.590 residentes en Andalucía se han marchado a otros países, y 125.919 han optado por emigrar a otras comunidades. El total de residentes en España que se ha ido del país en este mismo período es de 927.890 personas, de los cuales 117.500 son españoles.

Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) arrojan dos datos de signo opuesto. Éstos se refieren a población residente, e indican que si bien el saldo migratorio de los andaluces hacia el extranjero es negativo (es decir, se van más de los que llegan), el de los foráneos es positivo. La diferencia de españoles que han llegado a Andalucía frente a los que han salido al extranjero ha sido negativa en los nueve primeros meses de este año: 2.926 personas. Sin embargo, el saldo de salidas y llegadas de extranjeros sigue siendo positiva: 5.796 personas. No obstante, esta medición puede llevar dentro alguna distorsión que no muestra la realidad. El número de varones extranjeros residentes en Andalucía ha bajado, pero el de mujeres sube, y en 6.005 personas, un hecho que puede estar relacionado con el nuevo régimen de empleadas del hogar. Aun así, la falta de trabajo está provocando un aumento de la emigración y una disminución de la entrada de inmigrantes, además de su salida masiva. De las 80.590 personas que salieron de Andalucía al extranjero, la mayor parte eran inmigrantes que llegaron a la comunidad en tiempos de bonanza: algo más de 71.000 desde 2011.

Y lo que sí se observa con mayor claridad es que los andaluces están emigrando, básicamente, a otras comunidades españolas, sin que a Andalucía llegue un número suficiente para compensarlo. Tanto 2011 como los primeros meses de 2012 arrojan saldos negativos, pero a medida que se prolonga la crisis, las cifras van empeorando. El saldo interautonómico negativo desde enero a septiembre de 2012 es de 5.876 personas, mientras que del año pasado entero fue de 3.735. De seguir así la tendencia de estas cifras, es más que posible que se llegue a doblar en un sólo año la diferencia de residentes en Andalucía que se van con los que llegan.

Aunque la población andaluza se está estancando, y todavía no llega a disminuir, sí se observa una caída de población de los tramos de personas más jóvenes, entre los 18 y los 34 años, lo que da cuenta de que es la falta de trabajo lo que está expulsando a los residentes en Andalucía, ya sean éstos extranjeros que llegaron con el boom inmobilario o españoles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios