El decreto de las guarderías saldrá adelante pese al rechazo de toda la oposición

  • C's permitirá que el texto pase el filtro parlamentario con la exigencia de incluir sus peticiones

El presidente del PP, Juanma Moreno, ayer frente al Parlamento en la protesta por el decreto ley de educación infantil. El presidente del PP, Juanma Moreno, ayer frente al Parlamento en la protesta por el decreto ley de educación infantil.

El presidente del PP, Juanma Moreno, ayer frente al Parlamento en la protesta por el decreto ley de educación infantil. / José Manuel Vidal / efe

A nadie, excepto al Gobierno y al partido que lo sustenta, le gusta el nuevo decreto de la Junta que regula el primer ciclo de Educación Infantil. No le gusta a parte de los profesores de las guarderías, que ayer fueron a la huelga y protestaron a las puertas del Parlamento. Tampoco a la oposición, pero hay matices. PP, Podemos e IU rechazan de forma virulenta el texto y Ciudadanos le encuentra muchas carencias. Pero en la formación naranja prefieren la propuesta de la Consejería de Educación a otro modelo siempre y cuando Adelaida de la Calle incluya sus peticiones. Por eso lo aprobarán esta tarde y, junto con el PSOE, permitirán que el Parlamento avale el decreto ley que le da la vuelta al modelo de enseñanza para los niños menores de tres años.

La oposición en pleno coincidió ayer en la falta de diálogo que ha reinado en la gestión de este decreto. La propia consejera reconoció el día que se aprobó el texto en el Consejo de Gobierno que no se habían reunido con la mesa de Educación Infantil y eso es lo que le afean todos los partidos de la Cámara menos el suyo. "Si tuviera que examinarla, no aprobaría usted", le espetó el líder de Ciudadanos, Juan Marín que defendió algunas de las medidas incluidas en el decreto, como que "garantiza el empleo y la calidad del mismo". También ensalzó el aumento presupuestario, -175,4 millones de euros en 2017-, el crecimiento en 15.000 plazas subvencionadas para dejar su número en algo más de 113.000 y la adhesión de 300 centros, con una oferta para el próximo curso que supera las 19.000 guarderías.

[De la Calle] pasará a la historia por abrir la veda a mercantilizar la educación"

Pero las bondades que defendió Juan Marín no se las creen en el resto de la oposición. Pese a que la redacción del decreto incluye la garantía de que el empleo de las escuelas infantiles debe ser de calidad, IU y Podemos lo cuestionan. Se basan en el establecimiento de un precio mínimo y uno máximo -que es el que se paga en los centros públicos- lo que, a juicio de ambos partidos, perjudicará a las pequeñas empresas, autónomos y cooperativas que gestionan las guarderías, amenazadas por la mayor competitividad de precios bajos que pueden ofrecer las grandes compañías. "De la Calle pasará la historia como la consejera que abrió la veda a la mercantilización de la educación", vaticinó el líder de IU, Antonio Maíllo.

Lo que no se cree el PP es que el aumento de presupuesto -que defienden que es del 1% y no de más del 3%- no es compatible con el crecimiento en número de plazas. La portavoz popular, Carmen Crespo, aseguró que las cuentas "salen de restarle bonificación a las familias andaluzas", mientras que la Junta asegura que habrá más ayudas y que crecerá el número de beneficiarios de la gratuidad del servicio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios