ACCIDENTE EN BENALMÁDENA

La defensa del conductor del todoterreno se personará en el caso

  • El juez instructor del caso dictó un auto de libertad provisional para el chico que estará vigente mientras permanezca ingresado en el centro sanitario y no pueda comparecer ante él para declarar

Comentarios 1

La defensa del conductor del todoterreno que colisionó con un autobús en Benalmádena, en el accidente que causó la muerte de nueve turistas, se va a personar en el caso abierto por este siniestro y que se instruye en un juzgado, según han informado fuentes jurídicas.

La representación legal de J.G.R., de 27 años y domiciliado en Málaga capital, acaba de encargarse del asunto, mientras el joven permanece hospitalizado y acuden a visitarlo numerosos familiares y amigos.

El juez instructor del caso dictó un auto de libertad provisional para el chico que estará vigente mientras permanezca ingresado en el centro sanitario y no pueda comparecer ante él para declarar, por lo que el joven dejó de estar bajo arresto de las fuerzas de seguridad.

La autoridad judicial pide en su resolución al hospital que le comunique por adelantado cuándo se dará el alta al paciente.

El auto de libertad provisional es un trámite judicial supeditado y obligado por el estado de salud del conductor.

Un médico forense se desplazó al hospital a reconocerlo y elaboró un informe, remitido al juez y al fiscal, donde advierte de que no se le podrá tomar declaración al joven en un mínimo de diez o quince días al estar impedido físicamente.

Según el informe provisional de la Guardia Civil, el todoterreno circulaba a velocidad "excesiva" e "inadecuada" para las condiciones de la vía en ese momento de una jornada lluviosa; adelantó por la izquierda al autocar; perdió el control a la entrada de una curva, colisionó con el quitamiedos de la carretera y rebotó hasta chocar con el autobús.

El conductor del todoterreno dobló el límite permitido en las pruebas de alcoholemia al dar 0,5 miligramos de alcohol por litro de aire espirado.

La velocidad máxima permitida en el lugar del suceso es de 120 kilómetros por hora y, según algunos testigos, el todoterreno adelantó a otros vehículos a gran velocidad.

El vigente reglamento de circulación en su artículo 45 señala que el conductor debe adecuar la velocidad del vehículo a las circunstancias y tener en cuenta, entre otras cosas, las características y estado de la vía y las condiciones meteorológicas y de circulación, para poder detener el automóvil ante un obstáculo.

En el accidente, ocurrido el pasado sábado, fallecieron nueve personas, entre ellas una niña de siete años, y resultaron heridos más de treinta turistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios