Una detenida por el asesinato de su esposo en Sanlúcar queda libre por falta de pruebas

  • La autopsia y las pruebas toxicológicas serán claves para determinar el caso

Comentarios 0

La ausencia de pruebas inculpatorias contundentes propició que la titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Sanlúcar decretara la tarde del pasado lunes la puesta en libertad, aunque con cargos, de Caridad M.C., que se ha convertido para la Policía en la principal sospechosa de la muerte el pasado miércoles de su esposo, Manuel Gil Palacios, que fue encontrado desangrado en la bañera del domicilio familiar.

Ni las contradicciones en la que al parecer cayó la detenida en sus diferentes declaraciones, ni la versión de una vecina, que asegura que oyó al fallecido pedir auxilio media hora antes de que Caridad M.C. saliera de su domicilio han convencido por ahora ni a la jueza encargaa del caso, ni a la representante del Ministerio Fiscal, que no han encontrado hasta ahora argumentos de peso que puedan inculpar a esta mujer de 50 años en la muerte de su marido, que presentaba 68 heridas en su cuerpo asestadas por un cuchillo y por unas tijeras de cocina.

El informe definitivo de la autopsia -que tendrá que conocerse en breve- y las pruebas toxicológicas y de ADN que ya han sido encargadas -y que pueden tardar aún varias semanas- se presumen como los elementos cruciales que determinarán la inocencia o culpabilidad de la única sospechosa y que pueden propiciar que mantenga su libertad o que termine siendo recluida en prisión a la espera del juicio.

más noticias de ANDALUCÍA Ir a la sección Andalucía »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios