Nueve detenidos por malos tratos en un reñidero de gallos

"La raza no se aprende, se lleva en la sangre". Así dice la leyenda que preside la entrada a uno de los clubes de peleas de gallos donde la Guardia Civil ha detenido a nueve personas por maltrato animal. Lo malo de la sangre es que es muy escandalosa, y lo peor es que muchos de esos amantes de lo rojo no tienen en cuenta el sufrimiento necesario para teñir una afición un tanto brutal por mucho que se justifique con la búsqueda de la pureza de la raza.

Bajo la denominación de Operación Espolón la Guardia Civil detuvo a nueve personas como presuntos autores de un delito de maltrato animal, todo ello en una jornada de inspecciones en reñideros de gallos desarrollada en las localidades de Sanlúcar de Barrameda, Trebujena, La Barca de la Florida y El Cuervo, donde los agentes estuvieron asistidos por un facultativo del Colegio de Veterinarios de Cádiz, para dejar constancia de las gravísimas lesiones que presentaban los animales y que habían causado la muerte de tres de ellos.

Durante las inspecciones los agentes debían comprobar que se cumplían las normas que la Junta de Andalucía establece como requisitos para la realización de estas tientas, ya que las peleas de gallos están prohibidas salvo aquellas de selección de cría para la mejora de la raza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios