Una discoteca de Málaga triplicó su aforo en una fiesta estudiantil

La Policía está investigando a una discoteca del centro de Málaga que en la madrugada del jueves congregó en su interior a mil jóvenes, cuando el local tiene permiso para albergar a 300 personas. La Policía aseguró ayer en un comunicado que se encontró a los clientes "hacinados y sin apenas espacio para moverse" en el interior, que el local había "rebasado ampliamente" el aforo permitido y que fue necesario su desalojo "para prevenir posibles situaciones de riesgo".

Varios jóvenes que asistieron esa noche a la discoteca, parte de cuyas entradas fueron vendidas por estudiantes de Medicina para costearse el viaje de estudios, contaron a través de las redes sociales la situación de riesgo que se vivió en los aledaños del local, cuando sobre las tres de la madrugada se agolparon jóvenes que pretendían acceder a la discoteca, con los que la abandonaban. "Una vez que salimos a la Plaza de Uncibay había mucha gente intentando entrar, algunos con entrada y otros sin ella, y nos fue imposible volver", comentó ayer a Rocío, una joven que compró la entrada a través de un alumno de Medicina. "Había empujones y mucha gente avanzando, eso era peligroso", comentó esta estudiante, que criticó el papel "pasivo" de los vigilantes de seguridad del establecimiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios