Los ecologistas creen que Gibraltar "hundirá" el 'New Flame'

  • El grupo ecolosgista Verdemar considera que el Gobierno gibraltareño sólo está esperando a que la aseguradora page a Estados Unidos el coste de la chatarra

Verdemar Ecologistas en Acción manifestó sus "sospechas" de que el Gobierno de Gibraltar "hundirá el 'New Flame' a los 100 metros de profundidad" y que "ni se plantea sacar la chatarra" ya que, según afirmó, "sólo están aguantando" hasta que la aseguradora abone a EEUU -desde donde partió el carguero- el coste de las 42.000 toneladas de chatarra, que asciende a "14 millones de dólares". 

El portavoz del colectivo, Antonio Muñoz, recordó que el buque de bandera panameña partió de Nueva York con destino al puerto de Isdemir, situado en Iskenderum, provincia de Hatay (Turquía), colisionando el 12 de agosto contra el petrolero 'Torm Gertrud', por lo que ahora se encuentra encallado a media milla de Punta Europa.

Por ello, consideró que Gibraltar "está aguantando" porque EEUU reclama el coste de la chatarra y sostuvo que, en el momento en la aseguradora abone esa cantidad, el Gobierno del Peñón "hundirá el barco para terminar con el problema". 

  Asimismo, se reafirmó en que la chatarra -cuya composición físico química no ha sido desvelada- "ya se está derramando de las bodegas del buque" y reiteró que Gibraltar "no tiene intención de recuperarla", generando una "liberación incontrolada que repercutirá negativamente en las pesquerías de la zona y en la salud de las personas a medio largo plazo". 

Exigen medidas a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria

El caladero de La Atunara AND 1-24 comienza en el límite con Gibraltar y termina en el límite provincial con Málaga. Así, a juicio del colectivo ecologista, las pesquerías de La Atunara que se dedican a la cría de mejillones "con excelentes resultados económicos y productivos, compitiendo en calidad y precio con los gallegos" serán "los primeros en caer" ya que los moluscos bivalvos se alimentan por filtración del agua del mar, actuando como "pequeñas depuradoras". 

En segundo lugar, consideró que se afectarán "las conchas fina, chirlas, navajas, corrucos, almejas finas o las almejas babosas, entre otros" que se encuentran depositado en los fondos marinos de la zona de la Atunara, y destacó que el corruco -comercializado por la empresa Ubago bajo la denominación de Langostillo- es una especie "exquisita de precio astronómico" y esto "creará un verdadero quebradero de cabeza a más de una industria". 

Por otro lado, recalcó que los efectos por los depósitos por metales pesados son "a largo plazo", lo que redundará en que La Atunara "dejará de ser un caladero A -sin necesidad de depuración posterior de las capturas- a un caladero B -obligatoriedad de depuración-" por lo que "todos los pescadores que vivían del equilibrio mantenido durante milenios, tendrán que dejar de hacerlo", sentenció. 

Por ello, Muñoz cuestionó "qué piensa hacer la Agencia Española de Seguridad Alimentaria al respecto", sobre las "medidas complementarias analíticas" que pretenden adoptar sobre el caladero, si se han puesto en marcha "medidas cautelares" y acerca de las "garantías que tienen los consumidores".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios