El juez estima que el alcalde de Carboneras no fue objeto de extorsión

  • El edil socialista acusó al ex portavoz del PP en base a "meras conjeturas e hipótesis"

"Meras conjeturas e hipótesis". En eso se basó, según la Audiencia Provincial de Almería, el alcalde de Carboneras (Almería), Cristóbal Fernández (PSOE), para denunciar en 2006 al ex portavoz municipal del Partido Popular, Antonio Hermosilla, como el principal responsable de una trama de extorsión de la que era víctima. Fernández amplió su denuncia al empresario catalán Antonio Martínez.

La Audiencia de Almería ha confirmado el sobreseimiento y archivo de las diligencias incoadas.El auto confirma la decisión adoptada por el Juzgado de Instrucción de Vera y coincide en que de lo practicado en la causa sólo se han obtenido "meras hipótesis y conjeturas" que, junto a los "confusos y contradictorios" testimonios de los implicados, impiden establecer con "la claridad exigible" si los hechos revisten carácter delictivo y, sobre todo, "quiénes serían los autores".

El tribunal desestima, así, el recurso de apelación en el que el regidor carbonero y el ex empleado de las mercantiles Petróleos Sur Oriente y Sitiblau, José Luis Marcos, de quien partió la acusación de la que derivó la denuncia, solicitaban que se continuará con las diligencias por presuntos delitos de extorsión, prevaricación, amenazas, y contra la intimidad después de que se rechazase investigar otro presunto delito de calumnias.

En el auto, se alude en concreto a un informe del servicio de información de la Guardia Civil del que no se desprende "con la fehaciencia que exige el proceso penal para su continuación" que existiera la comisión de tales delitos y "menos la autoría" de las dos personas contra las que se dirigía la denuncia, Hermosilla y Martínez.

Para el tribunal de la Sección Tercera de la Audiencia de Almería es imposible conocer tres años después si de verdad se pusieron micrófonos en el despacho de Fernández en la Casa Consistorial o en inmuebles propiedad de sus allegados o quién redactó los pasquines en los que se acusaba al primer edil de "recalificaciones de terrenos" y "pelotazos urbanísticos" ya que su distribución bajo precio en un comercio textil del municipio "no implica ningún delito".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios