La ex edil de Urbanismo apunta a una venganza del ex jefe del departamento

  • Isabel Nieto denuncia que el funcionario compatibilizó su cargo con una empresa fantasma que le generó beneficios.

La ex concejal de Urbanismo en el Ayuntamiento de Granada, Isabel Nieto, rompió ayer su silencio. Esta vez no le tembló el pulso para acusar directamente a quien según ella ha sido el principal responsable de una trama de corrupción en el departamento de Urbanismo que ha fulminado la confianza de los ciudadanos en el PP y ha desencadenado la operación Nazarí.

Con un tono pausado y mejor ánimo que el lunes, día en que anunció su dimisión después de haber intentado renunciar hasta en cuatro ocasiones, Nieto acusó al ex jefe de Urbanismo que ejerció entre 2003 y 2013 en el Ayuntamiento de Granada y en 2014 en la Diputación de ser el verdadero responsable de la trama de corrupción. Todo, motivado por el interés de "venganza" de esta persona que, según Nieto, ha acumulado un enorme patrimonio fruto de una actividad incompatible con su cargo como jefe del Área de Urbanismo y, posteriormente, director general de Urbanismo, Obras y Licencias.

Según explicó Nieto, en 2013 se descubrió que esta persona tenía una sociedad inscrita en el Registro Mercantil desde 2003, coincidiendo con su nombramiento como Jefe de Área de Urbanismo. Esta sociedad tenía como objeto social la intervención en operaciones urbanísticas, la tramitación de proyectos inmobiliarios y la realización de estudios y asesoramiento. Una labor completamente incompatible con su cargo que siguió operando años después de destaparse a través de páginas web.

El jefe de Urbanismo, destacó Nieto, nunca informó de la existencia de esta empresa en su declaración de bienes, obligatoria. En sociedad, creada en 2003 con un capital de 3.000 euros logró unos beneficios superiores a los 350.000 euros en su primer año de actividad. En 2004, la tendencia sigue al alza. La sociedad oculta logra más de 526.000 euros, 372.177 en 2005, 182.000 en 2006, 363.211 en 2007. En 2013, cuando se descubre la trama de corrupción la empresa logra unos beneficios de 39.000 euros, momento en que cesa de su cargo y entra en Diputación. "Su ida a la Diputación fue a consecuencia de esto pero no fue gratuita, pues fue el detonante para su venganza contra todos los compañeros que denunciaron esta situación", afirmó Nieto, que destacó que la primera consecuencia originó el caso Serrallo.

Según la ex edil, a lo largo de este tiempo, el ex jefe de Urbanismo ha acumulado riquezas como un yate, numerosos pisos en Granada, un dúplex en Almuñécar o su propio domicilio, con más de 344 metros cuadrados. "Yo solicité que se investigara todo esto y la respuesta fue que la denunciada no puede pedir que se investigue al denunciante", aclaró Nieto que está dispuesta a acudir a la Fiscalía para que indague en el asunto. Así, pidió que si la Fiscalía "escucha estas palabras que tome nota, no dé tanta credibilidad a los denunciantes y se dé cuenta de que no hay trigo limpio. Si alguna vez me pasa algo, ya saben quién ha sido", advirtió Nieto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios