El padre de la menor expulsada de una procesión por llevar la falda corta ultima su denuncia

  • La Hermandad critica la actitud del progenitor y niega que el motivo fuera únicamente la longitud de la falda.

Comentarios 17

El padre de la joven de 15 años que fue expulsada el 25 de septiembre de la procesión de la Virgen de las Angustias por parte de tres conciliarias que consideraron que tenía la falda "demasiado corta" ultima la denuncia que presentará en próximas semanas ante los tribunales, al considerar que el asunto puede tener relevancia penal, en tanto que la menor quedó "abandonada en la calle varias horas" y entre los centenares de personas que a esa hora presenciaban el evento religioso. 

Según ha explicado el progenitor, horquillero de las Angustias desde hace 30 años, pasados más de dos meses de lo ocurrido, la hermandad no se ha puesto aún en contacto con él, pese a los escritos remitidos pidiendo explicaciones a los posibles responsables de esta expulsión, que considera "injusta". 

Por ello, ha enviado un escrito al Arzobispado de Granada pidiendo el cese de sus funciones del hermano mayor de la institución "por las actuaciones de la Junta de Gobierno que es elegida directamente por él y en cuya responsabilidad recae todas las acciones que llevaran a cabo en el ejercicio de sus funciones", según consta en el documento presentado el pasado 1 de diciembre ante la Diócesis.

El padre asegura que la familia está "en tiempo y forma" para presentar denuncia penal por este asunto, puesto que dispone de un plazo de seis meses desde la fecha del incidente, pero está esperando a la respuesta que pueda ofrecer la Hermandad que hasta ahora, según el afectado, "sólo se ha pronunciado a través de los medios de comunicación", sin dirigirse a la familia pese a sus requerimientos. "Este acto irracional de la hermandad le puede ocurrir a cualquier otra persona", advierte el padre.

Por su parte, el hermano mayor de la Hermandad, Francisco Salazar, no ha querido pronunciarse al respecto, y se ha remitido a los acuerdos que adoptó el pasado viernes la Junta de Gobierno en una reunión con carácter extraordinario, en la que puso de manifiesto que la adolescente no fue solamente expulsada por la longitud de su falda, sino porque no cumplió los horarios, llegó tarde a la procesión, y tampoco llevaba la uniformidad requerida, ya que vestía manga corta y no portaba rosario. "Este asunto es un sinsentido", ha indicado Salazar.

Los hechos se remontan al pasado domingo 25 de septiembre, cuando la procesión de la Virgen de las Angustias comenzó a salir de la basílica. La niña, según el relato del padre, se dirigió junto a las hermanas cofrades para acompañar a la Virgen, aunque en ese momento una de ellas le dijo, "a instancia de otras dos de la junta directiva", que abandonara la procesión porque la falda que llevaba era demasiado corta.

Los padres consideran que la menor fue expulsada de manera injusta, ya que "el vestido le llegaba por debajo de la rodilla" y además nadie le pidió que se identificara o enseñara su carné de sitio, de modo que "la echaron sin saber su edad, ni si llevaba dinero o teléfono" para contactar con su familia.

Aseguran que esta situación causó en la joven un gran "estado de nerviosismo y ansiedad" hasta que encontró a sus familiares. Ellos, por su parte, al ver que no estaba en el cortejo comenzaron a preocuparse y acabaron por solicitar la ayuda de la Policía Local, Nacional y Protección Civil. 

Finalmente no hizo falta su intervención porque la niña logró encontrar, unas tres horas después, a su tía abuela en uno de los tramos de la procesión. El padre relata que cuando fue a pedir explicaciones a una de las conciliarias les respondió con una "frialdad enorme" insistiendo en que no iba correctamente vestida. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios