La familia de la mujer "momificada" de Córdoba cree que fue un accidente

  • La Policía está a la espera del resultado de la autopsia para determinar las causas del fallecimiento · Sus allegados denunciaron la desaparición a finales de junio.

La familia de la mujer hallada muerta y con apariencia de momificación en una azotea de un bloque de vecinos de Córdoba señaló ayer que todo apunta que ésta perdió la vida de forma accidental. No obstante, hasta el momento la Policía no les ha confirmado el resultado de la autopsia que determinará qué fue lo que causó el fallecimiento.

El hijo de la fallecida, Mikel, de 22 años, explicó que su madre, María del Carmen Arcos Cepas, de 50 años, desapareció el pasado 26 de junio de su vivienda, cercana al inmueble en el que el domingo apareció su cadaver. Desde ese mismo día toda la familia inició una intensa búsqueda en toda la ciudad que posteriomente se extendió a otras ciudades andaluzas. "No era la primera vez que mi madre se iba de casa, debido a la fuerte depresión que sufría, aunque nunca nos imaginamos este final tan trágico", señaló el joven.

Mikel detalló que, tras denunciar la desaparición, inspeccionó todos los inmuebles cercanos a su piso, sin conseguir ningún resultado, ya que el lugar en el que se encontraba estaba muy escondido . "Para llegar hasta ese lugar mi madre tuvo que trepar por varios muros y lo consideré bastate improbable puesto que se encontraba operada de una pierna por una rotura de menisco y sufría fuertes dolores", aseguró.

El cuerpo sin vida de María del Carmen Arcos fue hallado el pasado domingo por una vecina de un bloque anexo mientras se encontraba tendiendo, alertada por el olor. En un principio, por el aspecto que presentaba el cadáver, pensó que se trataba de un maniquí, pero finalmente, sobre las 19:00, decidió dar aviso a la Policía Local.

Una vez en el lugar, los agentes confirmaron que se trataba de un cadáver con la piel muy quemada y oscura con aspecto "momificado" debido a las condiciones ambientales, según detallarón fuentes de la Policía Nacional. El cuerpo no presentaba signos de violencia y junto a la fallecida había un bolso con dinero en metálico y documentación, lo que permitió conocer la identidad de la mujer.

El lugar donde fue encontrado el cadáver es de difícil acceso y por ello los vecinos tardaron en encontrar el cuerpo, ya que la altura del edificio ha provocado que el olor no fuera percibido, a pesar de las altas temperaturas registradas durante el pasado verano. No obstante, los inquilinos del bloque han exigido que la empresa municipal de Saneamientos de Córdoba (Sadeco) proceda con urgencia a la limpieza del lugar en el que se encontraba el cadáver, ya que aseguran que los restos pueden provocar problemas mayores, así como, dicen, un olor "insoportable".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios