El fetichista que robaba tacones

  • Ingresa en prisión un hombre que asaltaba en Jerez a mujeres jóvenes para quitarles los zapatos

No quería dinero ni tarjetas de crédito, no le interesaban joyas ni relojes, no le importaba lo que pudiera encontrar en sus bolsos. V. L. P. Estaba obsesionado con sus pies, y más que con sus pies, con sus zapatos. Su perdición eran los tacones. Y si eran de aguja, mucho mejor. Los adoraba. Los coleccionaba e incluso se los ponía. Eran trofeos para exhibir, y para exhibirse él/ella con ellos. La atracción que tenía por los zapatos femeninos terminarían siendo su perdición.

El fetichista está ya en la cárcel. Fue detenido por la Policía en Jerez de la Frontera (Cádiz), donde cometía sus asaltos a mujeres jóvenes. Lo hacía de madrugada y casi siempre los fines de semana. El hombre aprovechaba el regreso a su casa de alguna joven solitaria después de una cena o una noche de copas.

Lo tenía todo perfectamente calculado: cuando el hombre comprobaba que no había nadie en las proximidades que pudiera descubrir sus intenciones y dar al traste con sus planes, se abalanzaba sobre las mujeres "agarrándolas de los tobillos y tirándolas con fuerza al suelo", explicaron fuentes de la Policía. En el forcejeo tenía otro interés añadido al del calzado: tocar todo lo que pudiera a su víctima, por lo que el fetichista ingresó en la cárcel acusado no sólo de robo con violencia, sino también de un delito de agresión sexual. Las evidencias llevaron al juez a ordenar su inmediato traslado a la cárcel.

La detención se produjo en el momento en el que el hombre se preparaba para actuar de nuevo, intentaba localizar una nueva víctima en un parque de la ciudad, una zona ajardinada y boscosa. La Policía ya estaba alerta después de que una joven denunciara que un hombre ataviado con una peluca la había atacado para robarle los tacones, emprendiendo a continuación la huida.

Los agentes desplegaron un amplio dispositivo de vigilancia en la zona compuesto por policías de paisano. Y la caza dio sus frutos esta semana con la localización y detención del fetichista. Eso sí, en el momento en que fue atrapado, los policías descubrieron a un hombre "perfectamente travestido de mujer", informaron fuentes de la Comisaría de Jerez, vistiendo una falda, medias y luciendo una larga peluca mientras deambulaba de un lado para otro por el parque con actitud vigilante. Probablemente buscaba más zapatos, más tacones.

Precisamente los que llevaba puestos cuando los agentes cayeron sobre él le sirvieron como arma contra uno de los policías. Antes, al ser descubierto, V. L. P. se descalzó y emprendió la huida a la carrera, pero no lo consiguió, y él fetichista fue detenido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios