sergio pascual. diputado de podemos y ex secretario de organización

"No, no he hablado con Pablo Iglesias"

  • Quien fuera número tres de Podemos vuelve a la escena pública tras su fulminante destitución

Comentarios 2

Sergio Pascual (Plasencia, 1977) ha vuelto a la escena pública tras unas semanas de ausencia buscada, desde que protagonizó a su pesar la mayor crisis que ha vivido Podemos desde su fundación. Pablo Iglesias, haciendo uso de su poder como secretario general, lo destituyó de secretario de Organización. Quien ha sido mano derecha de Íñigo Errejón, seguirá siendo diputado de Podemos por Sevilla, miembro del Consejo Ciudadano del partido y presidente de la comisión de Fomento

-Supongo que, pasado el tiempo, usted tendrá una interpretación de su destitución, que no comparte el argumento que dio Pablo Iglesias, cuando le tachó de una gestión deficiente.

-El tiempo dará y quitará razones.

-Pero supongo que no comparte esa explicación.

-No la comparto en absoluto, y el balance de las cifras de la organización de Podemos desde que yo llegué a ahora me da la razón: no había consejos ciudadanos, no había círculos registrados, no había secretarios... Ha habido un trabajo arduo y difícil, no sólo mío, sino de toda la gente con la que he trabajado.

-¿Qué explicación le da, entonces?

-Cuando uno es secretario de Organización hace de bisagra entre la dirección estatal y los territorios, y para convencer a ambos, tengo que llevar argumentos hacia arriba y hacia abajo. He hecho de amortiguador, y cuando eso pasa, terminas por llevarte mal con algunas personas de los territorios y de la ejecutiva.

-Vamos, en Podemos también hay cuchillos.

-Es evidente que ha habido desavenencias. Lo decía también Íñigo Errejón, esto no es una fábrica de militantes, de la que salimos todos iguales y todos programados.

-¿Usted se ha llevado la patada que Pablo Iglesias le daba a Errejón?

-Tendrán que responderlo otros. Errejón es la persona que nos recuerda que no sólo hay que hablar a nuestra parroquia, sino hacia afuera, a gente que no está aún convencida, él también hace de Pepito Grillo y eso genera desafecto y tensiones.

-¿Pensó alguna vez en marcharse?

-No, en ningún momento.

-¿Hacia dónde va Podemos ahora? ¿Será un partido más jerarquizado?

-Creo que va hacia un partido más federal, plurinacional, en el que las federaciones van a tener más recursos, más autonomía. Va a ser un partido más descentralizado. Yo esto ya lo dije y lo propuse el 22 de diciembre, y me congratulo que también lo piense mi sucesor en el cargo, Echenique.

-Eso nos lleva a las baronías, como en el PSOE.

-Bueno, nuestro país es así, es plurinacional y, por tanto, el poder central debe coordinar, sí, pero debe tener menos poder.

-¿Ha hablado con Pablo Iglesias después de su destitución?

-No, nos intercambiamos algunos mensajes aquella noche.

-Pues está a su lado en el Congreso.

-Bueno, él está abajo, delante.

-Supongo que con Errejón sí.

-Con Errejón habló muy, muy a menudo.

-¿Y con la organización andaluza y con Teresa Rodríguez se lleva tan mal?

-No, a Teresa Rodríguez la conozco desde hace muchísimo tiempo, yo también estaba en Izquierda Anticapitalista. Aunque en política hayamos podido tener discusiones agrias, y hasta agrestes, nos llevamos bien en lo personal y aceptamos este nivel de diálogo. Han sido discusiones muy sanas, de verdad. Con Teresa Rodríguez sí he hablado un par de veces.

-¿Comparte la comparación que hizo de Andrés Bódalo, el concejal de Jaén que ha entrado en prisión, con Miguel Hernández?

-Más allá de las comparaciones que uno puede hacer en unos momentos de emotividad, hay una familia que durante tres años va a perder a quien la sostenía. Era una persona que ahora estaba defendiendo sus ideas por la vía institucional y como concejal, con independencia de lo que hubiese hecho antes. Honestamente, creo que no se merecía una condena que me parece exagerada. Con Teresa compartimos el fondo.

-Pero tenía tres condenas anteriores.

-Hablo de ésta, que es la que conozco, es exagerada, hay como una reinserción en el sentido de que él ya está trabajando como concejal, ha dejado la labor sindical y no tiene en cuenta que es una persona que sostiene a una familia entera.

-¿Cree que va a haber Gobierno al final?

-Hay mucha gente interesada en que no haya Gobierno y que repitamos las elecciones; entre éstos, hay una parte del PSOE y Ciudadanos. Pero al mismo tiempo tengo la sensación de que Pedro Sánchez se ha dado cuenta de que no pasa nada por hablar con ERC. Es decir, los sectores del PSOE que sí quieren el acuerdo con nosotros no están por negar la existencia de ERC, que era un absurdo.

-¿Cree que la opción es un acuerdo del PSOE con Podemos y la abstención de ERC?

-Es una posibilidad cierta, sí. Y es aceptable por la mayoría de los ciudadanos. Es un Gobierno de PSOE, Podemos, Compromís, Unidad Popular y la abstención de ERC.

-Pero eso no lo permitiría el comité federal del PSOE.

-Veamos que es lo que ha estado avanzando Sánchez con Junqueras, y el comité federal tendrá que explicar por qué dice no a ese Gobierno.

-¿De qué hablan Miquel Iceta, del PSC, con Xavi Doménech, de En Comú Podem?

-Pues, precisamente, de este Gobierno de cambio y de cuáles son las soluciones de la cuestión catalana. Nosotros hemos dicho cuál es nuestra propuesta, que es la consulta, y de hecho ésa fue la postura del PSC también. Iceta y Doménech pueden encontrar propuestas que sean aceptables por los dos partidos, eso es lo que nosotros apoyamos, ese acuerdo entre ambos. A lo mejor hay que buscar fórmulas intermedias.

-¿Es posible el acuerdo con IU para las próximas elecciones, si las hubiese?

-Hay mucha gente valiosa en IU y mucha gente que vota a esa gente valiosa de IU, pero también tienen rémoras y mochilas.

-¿La rémora es la hegemonía del PCE?

-La que me parece peor es la que tiene con las deudas de los bancos que condicionan sus políticas.

-¿Condicionada?

-Cuando uno tiene deudas con los bancos, al final uno se condiciona, por eso nosotros no tenemos nada con los bancos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios