El informe pericial del móvil de Bretón confirma que otra persona borró datos

  • La abogada de Ruth Ortiz acusa a Rafael Bretón de la manipulación y reitera que baraja solicitar al juez instructor que lo impute · Los datos fueron eliminados en mayo, cuando éste custodiaba el teléfono.

Comentarios 6

El informe pericial definitivo sobre el teléfono móvil de José Bretón, en prisión por el presunto asesinato de sus dos hijos, confirma los datos que ya adelantó el preliminar: el terminal fue manipulado en el mes de mayo, cuando el procesado se encontraba en prisión preventiva y el aparato estaba supuestamente custodiado por su hermano, Rafael Bretón, a quien el juez instructor, José Luis Rodríguez Lainz, se lo había entregado para que lo guardara.

Uno de los peritos encargados de analizar el móvil concretó ayer en el programa matinal de Antena 3 Espejo Público que el aparato se modificó en dos ocasiones: uno cuando se creó y la segunda vez en el mes de mayo. Y dijo que esta última manipulación, que consistió en un borrado de datos, tuvo que hacerla "alguna persona entendida en la materia".

El dato podría incriminar a Rafael Bretón, ingeniero informático y que en ese momento custodiaba el terminal, aunque el experto dijo que es imposible conocer este extremo: "Nosotros no podemos saber qué dedos han tocado el teléfono, sólo los datos".

Bretón almacenaba en su iPhone más de 3.000 fotografías y vídeos, que han sido rastreadas por los peritos en busca de metadatos, tal y como se denomina la información sobre la hora y el día en que se tomaron.

El objetivo ha sido realizar una reconstrucción lo más certera posible de los movimientos de Bretón desde el 15 de septiembre al 9 de octubre, el periodo de tiempo que se considera clave para esclarecer los hechos. Hacer este seguimiento ha ayudado que el teléfono de Bretón siguió mandando señales a los servidores de Apple incluso cuando fue desconectado.

En este arduo trabajo, los expertos han podido recuperar datos que se habían borrado y han concretado determinadas curiosidades, como el hecho de que Bretón quiso que se supiera determinadas llamadas que había hecho o había recibido.

El procesado, de hecho, realizó capturas de pantalla de los avisos al 112 y de conexiones con algunos familiares, un trabajo que se dio antes de ser detenido. El informe también saca a relucir que el procesado hizo 18 llamadas a un mismo número días antes de ser arrestado, sin que el interlocutor atendiera su requerimiento.

La abogada de Ruth Ortiz, María del Reposo Carrero, acusó ayer directamente a Rafael Bretón de la manipulación del terminal. "Borró todas las llamadas del móvil de José de la fecha de los hechos, menos las de emergencias, las que hizo a su familia ese mismo 8 de octubre", dijo la letrada de la acusación particular.

Tal y como ya se ha expresado en otras ocasiones, la togada insistió en que Rafael se deshizo de esta información porque "podría comprometer" a su hermano José.

Carrero estudia ahora solicitar que se impute a Rafael Bretón por ocultar datos en relación con la causa, concretamente por "manipular el teléfono de Bretón", a pesar de las advertencias del juez del caso. Rafael, que se quedó con el teléfono el 16 de noviembre de 2011, eliminó supuestamente 103 llamadas registradas entre el 10 y el 17 de octubre, la semana entre la desaparición de los niños y la detención del progenitor.

A finales del mes de septiembre pasado, Rafael Bretón se dirigió a la opinión pública para considerar una "injuria" las declaraciones de Carrero e insistió en que no borró ninguna llamada.

"Los móviles tienen una memoria limitada de registro de llamadas y al estar el móvil encendido y seguir recibiendo o realizando llamadas, van desapareciendo las más antiguas", explicó Rafael Bretón entonces en un comunicado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios