154 inmigrantes llegan en pateras a la costa en la mayor oleada del año

  • En diez horas arriban ocho embarcaciones a las costas de Almería y Granada · Nueve menores viajaban solos · Siete de los 35 subsaharianos que llegaron a Motril fueron hospitalizados por beber agua del mar

La costa andaluza registró ayer el pico más alto de llegada de pateras de todo el año: a bordo de ocho arribaron hasta 154 inmigrantes a distintos puntos del litoral granadino y almeriense. Aunque el goteo ha sido incesante a lo largo del verano, desde el pasado 21 de junio no se superaba la barrera del centenar de personas interceptadas cuando intentaban entrar por esta vía en el país -entonces llegaron 137-. Al igual que en aquella ocasión, un buen número de los que iban en las embarcaciones eran menores, y en ésta han sido catorce, dándose el caso de que nueve viajaban completamente solos.

Donde más trabajo se le acumuló a la Guardia Civil y Cruz Roja fue en Almería. Hasta siete pateras fueron localizadas en un margen de no más de diez horas, todas ellas en alta mar, a excepción de dos, cuyos ocupantes fueron detenidos cuando acababan de desembarcar. El grueso de los indocumentados era de origen argelino, de hecho, 83 eran de esta nacionalidad, y todos trataron de alcanzar la costa por el mismo punto: la playa de San José, en Níjar. Los 72 restantes, de origen subsahariano, llegaron a la playa almeriense de Adra y a Motril (Granada).

El primer contingente, detectado a las 20:30 del jueves a dos millas de la playa San José de Níjar, estaba integrado por 17 hombres, todos varones y de origen argelino que se encontraban en perfecto estado de salud. Casi a la misma hora y también cerca de San José, en un lugar conocido como Cala Higuera, situado en pleno parque natural Cabo de Gata-Níjar, fueron localizados siete inmigrantes argelinos nada más poner un pie en tierra.

Poco después, y ya las 23:30, a seis millas de este mismo enclave, fue hallada otra embarcación con doce hombres de la misma nacionalidad. Habría que esperar hasta las 02:00 para que, gracias al Servicio Integral de Vigilancia Exterior (SIVE), se avistara otra barca a quince millas de Punta Polacra, en la zona norte de San José. En ésta navegaban otros 25 argelinos, que sobre las 03:50 fueron conducidos al muelle pesquero de Almería.

Dos horas después, la quinta patera en la costa almeriense. En esta ocasión se trataba de un grupo de 36 subsaharianos, entre los que había tres mujeres, dos de ellas embarazadas-, que fueron interceptados cuando acababan de desembarcar en la playa del Censo del municipio de Adra.

Al amanecer, sobre las 05:20, fue hallado otro grupo, de catorce inmigrantes argelinos, entre ellos cuatro menores y dos mujeres, y dos horas después, muy cerca, a siete kilómetros al sudeste de Cabo de Gata, fue descubierta otra embarcación más con nueve jóvenes argelinos que, a la espera de estudios oseométricos, parece ser que pudieran ser todos menores.

Mientras los inmigrantes que llegaron a Almería lo hicieron en perfecto estado de salud, no corrieron la misma suerte los 35 subsaharianos -11 mujeres y 24 hombres- que llegaron a Motril (Granada). Fueron rescatados de madrugada cuando navegaban a la deriva a unas 40 millas de esta localidad. Llegaron en muy malas condiciones, siete de ellos tuvieron que ser hospitalizados, estando tres de ellos inconscientes por haber ingerido agua de mar para calmar la sed, sufrir una fuerte hipotermia y cansancio agudo.

Este contingente fue divisado a las 20:00 del jueves por un avión de reconocimiento y en su búsqueda salieron un helicóptero y un barco Salvamento Marítimo, junto a una patrullera de la Guardia Civil, pero no fue hasta las 2:00 de ayer cuando llegaron a puerto.

Se trata de la segunda patera que ha sido interceptada en la costa granadina en las últimas 48 horas. En la anterior viajaban 46 inmigrantes, entre ellos 26 mujeres -dos de ellas embarazadas- y cuatro niños con edades comprendidas entre los dos y los cinco años. También eran de origen subsahariano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios