Los leones de Muhammad V vuelven a rugir en la Alhambra

  • El monumento reabre al público el emblemático Patio, después de una década de trabajos, para dejar el recinto como fue concebido hace siete siglos.

Comentarios 2

Los leones de la Alhambra vuelven a tener vida. El agua, uno de los símbolos de este monumento, ya sale por las bocas de las doce esculturas animales que componen la fuente más emblemática del arte nazarí y moja el suelo del inmaculado patio de 400 metros cuadrados, que esta mañana se ha reabierto al público, después de diez años de restauración completa.

Pocos minutos después de las 11.00 h. de esta mañana, el agua comenzó a salir de los doce leones que componen la estampa más significativa de la Alhambra y fue cubriendo los cauces del mármol blanco de Macael que ahora cubre el patio más noble del recinto nazarí.

Como testigos de este momento histórico estaban allí las principales autoridades de la Comunidad andaluza y la ciudad, encabezadas por el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, el consejero de Cultura, Luciano Alonso, y el alcalde de la ciudad, José Torres Hurtado. La gran expectación que ha despertado esta inauguración ha llenado el recinto de invitados de todos los ámbitos, político, social y cultural; además del amplio despliegue mediático.

El Patio de los Leones recupera, tras esta reforma, su imagen de hace casi siete siglos, cuando fue mandado construir por el rey nazarí Muhammad V. El objetivo principal de estos trabajos ha sido la autenticidad y la integridad, tanto en la imagen final de la Fuente de los Leones como en la restitución del sistema hidráulico. El proyecto ha tenido un coste de 2,2 millones de euros.

Un largo proceso

La intervención integral en este espacio comenzó en 2002 con la retirada del león número 4, la primera de las 12 esculturas en ser restaurada. Este trabajo fue el más laborioso porque sirvió para estudiar el sistema hidráulico interno de estas complejas figuras. Hasta 2007 no se retiraron el resto de leones para someterse a la recuperación completa en los talleres del Patronato de la Alhambra.

La intervención consistió en retirar las gruesas costras calcáreas, detener la invasión de los elementos biológicos, consolidar roturas y retirar elementos metálicos y adherencias muy perjudiciales que se habían puesto con el tiempo, como el cemento. La taza de la fuente, debido a sus grandes dimensiones, ha tenido que ser restaurada en el mismo patio mediante la instalación de un taller temporal. Se trataba de una especie de cajón grande de madera que es lo que los visitantes han podido ver en el Patio de los Leones durante los últimos años.

Tras la restauración del circuito hidráulico de la fuente se vio la necesidad de intervenir en el suelo del patio y en 2011 comenzó una excavación arqueológica que permitió constatar que en el subsuelo hay restos anteriores a la construcción del Patio que conocemos, en el S. XIV.

Los leones volvieron al patio en 2011, pero continuaba la restauración del patio, donde se han colocado 250 piezas de mármol especialmente diseñadas para cubrir esta superficie de 400 metros cuadrados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios