El matrimonio acusado de comprar a una niña guineana afirma que es "víctima de un engaño"

  • La abogada del matrimonio remarca que ellos nunca supieron que estaban implicándose en una operación ilegal y que siguieron el proceso que les marcaban la organización no gubernamental

La abogada del matrimonio jiennense acusado de pagar 20.000 euros para conseguir la adopción de una niña guineana no dudó este lunes en sostener que sus clientes "lógicamente son víctimas de un engaño" y remarcó que ellos nunca supieron que estaban implicándose en una operación ilegal

La letrada explicó a Europa Press que sus clientes siguieron todo el proceso que les marcaban desde la organización no gubernamental. "Esto no fue una cosa de la noche a la mañana, les pidieron mucha documentación y ellos acreditaron muchas cosas con certificados, declaraciones de renta o relación de bienes", especificó, a lo que agregó que fueron dando el dinero que les iban reclamando porque entendían que era para sufragar las gestiones burocráticas. "Son víctimas de un engaño", reiteró. 

Además, la abogada señaló que en el proceso penal que se abre ahora se va a centrar en acreditar este engaño y, "por supuesto", en conseguir que la niña --declarada en situación de desamparo y que ahora está en un centro de la Junta de Andalucía-- regrese con sus padres adoptivos. 

Según detalló, este matrimonio, que no tiene hijos biológicos, tuvo conocimiento de la existencia de la organización intervenida por medio de una persona cerca de su entorno, quien les informó de la posibilidad de acoger a una niña a través de esta organización. "Ellos, lógicamente, nunca quisieron comprar un niño, ellos querían adoptar a un niño y les daba igual de dónde fuera", aclaró. 

Así fue como surgió la posibilidad de llevar a efecto su deseo de ser padres a través de esta organización y nunca ocultaron los trámites que hicieron, de los que desconocían que fueran ilegales, tal y como concretó. De hecho, indicó que la niña, que llegó en un estado "lamentable", fue atendida por médicos y pusieron todo en conocimiento de la Junta hasta el punto de que ya habían formulado la prematrícula para que empezara las clases del próximo curso escolar. 

Para concluir, la abogada pidió respeto tanto para sus clientes y la niña como para las otras familias que pudieran estar afectadas por esta operación. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios