El ministro de Interior dice que la UDEF combate la corrupción "sin mirar colores políticos"

  • Jorge Fernández Díaz asegura que las unidades policiales especializadas trabajan en todos los casos con "contundencia y eficacia"

Comentarios 1

A nadie escapa el interés mediático y social que ha despertado la operación emprendida el pasado miércoles por la UDEF en Granada para atajar la presunta trama de corrupción urbanística. Al respecto de la misma, el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, subrayó ayer que las unidades especializadas en la lucha contra la corrupción de la Policía Nacional y la Guardia Civil, la UDEF y la UCO respectivamente, combaten estos delitos con "contundencia y eficacia", sin excepción de colores políticos.

Así lo reiteró el ministro al ser preguntado por la última operación de la UDEF en el Ayuntamiento de Granada, donde su alcalde, José Torres Hurtado y su concejal de Urbanismo, Isabel Nieto, fueron detenidos anteayer -posteriormente quedaron en libertad con cargos- en el marco de la referida investigación judicial.

El titular de Interior recordó que esta investigación está bajo secreto de sumario dirigida por un juzgado de Granada e insistió en que esta operación vuelve a demostrar que las instituciones del Estado que tienen que combatir conductas que puedan ser ilegales actúan "con absoluta contundencia, independencia y eficacia".

El integrante del Ejecutivo presidido por Mariano Rajoy apuntó que "si malo es que pueda haber corrupción hemos de tener la confianza de que las instituciones encargadas de combatirlas están actuando con eficacia e independencia contra ellas, sin hacer excepción de personas ni colores políticos", destacó Fernández Díaz antes de insistir en que en que el gobierno no se "inmiscuye" en este trabajo "vengan de donde venga esos casos". En ese sentido, hay que destacar que Torres Hurtado cuenta con una larga trayectoria en el Partido Popular, en el que entró a formar parte antes de su 'refundación' cuando pasó a denominarse Alianza Popular. Un denso recorrido que le ha permitido asumir cargos públicos de gran trascendencia como el de delegado del Gobierno de España en Andalucía -bajo el mandato del popular José María Aznar-, diputado y senador además de los trece años que lleva como regidor de la capital granadina.

Por su parte, el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, evitó ayer pronunciarse sobre el posible caso de corrupción en el Ayuntamiento de Granada. En un acto celebrado en la ciudad de Cuenca en defensa de las diputaciones como institución clave para el desarrollo de las provincias españolas, el máximo dirigente del país esquivó a los medios de comunicación en su primera aparición pública de la semana.

En su discurso, Rajoy se limitó a criticar que haya representantes políticos (en alusión al socialista Pedro Sánchez y a Albert Rivera, de Ciudadanos) que quieran "cambiar" lo que funciona "bien", como las diputaciones provinciales. Sus ataques se dirigieron sobre todo a los socialistas porque han gobernado en esas instituciones y ahora quieren "liquidar" y "laminarlas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios