El número de menores de edad enjuiciados crece un 18% en dos años

  • Chamizo lamenta que el Parlamento aplace la Ley de Mediación Familiar

Como una "mala noticia" definió el Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, el aumento de un 18 por ciento del número de menores enjuiciados de 2004 a 2006, según datos del Observatorio de la Infancia en Andalucía a partir de las estadísticas del Consejo General del Poder Judicial.

La cifra, integrada en el Informe del Menor de la institución de 2006 que ayer presentó Chamizo a la presidenta del Parlamento andaluz, María del Mar Moreno, revela una "significativa" población de adolescentes con problemas familiares y personales, "chavales enormemente inmaduros, pero que actúan con una impunidad a veces escalofriante", describió Chamizo.

La edad es otro síntoma de este fenómeno. De los 6.619 menores enjuciados en 2006, el 65,2 por ciento tenían entre 16 y 17 años y el 34,7 por ciento entre 14 y 15 años. Delitos con lesiones (23 por ciento), robos con violencia e intimidación (6,4 por ciento) hurtos (6,2 por ciento) y robos con fuerza (6,2 por ciento) encabezan las actividades delictivas. El Defensor insistió en la necesidad de abordar este "complejo" fenómeno como un "problema político" y recomendó un año más la creación de un organismo público para la adolescencia.

El informe anual del Defensor analiza en esta edición la Ley de Responsabilidad Penal del Menor, "aprobada con cierta precipitación y pocos recursos", pero la atención de la institución se centra en la necesidad de una Ley de Mediación Familiar. Chamizo lamentó que el esfuerzo del Parlamento para aprobar leyes en el tramo final de legislatura no haya alcanzado al proyecto remitido desde la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social, que se suma a otra norma aplazada de calado social, la Ley de Inclusión Social. "Espero que en la próxima legislatura sea de las primeras en aprobarse", deseó Chamizo. Según comentaron fuentes de la Oficina del Defensor, el Grupo Socialista consideró que la Ley de Mediación Familiar no entraba en la agenda comprometida por el presidente de la Junta.

Sin embargo, Chamizo añoró el respaldo legislativo a las medidas que propician el diálogo entre las familias en caso de controversia. Como ejemplo, los puntos de encuentro, donde acuden familias con disputas por procesos de divorcio o separación.

"Hablamos de los menores, pero los adultos estamos peor y se han tenido que crear estos espacios horribles, pero necesarios, para que las familias se comuniquen". Estos puntos, con mediadores de la Junta, evitan en numerosos casos la "judicialización" de las custodias de menores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios