El número de menores extranjeros casi se duplica en cuatro años

  • La natalidad y las reagrupaciones elevan al 5,4% el porcentaje de niños de otros países · Sólo uno de cada diez en edad escolar se matricula en centros privados

La población extranjera residente en Andalucía se ha disparado en los últimos años hasta superar el medio millón de habitantes. De ellos, el 16,2 % son menores de 18 años. El relevo generacional de la población inmigrante está garantizado, ya que su aumento es constante cada año.

El estudio Los menores de edad en Andalucía, publicado por el Observatorio de la Infancia en Andalucía, revela que en cuatro años, la presencia de menores extranjeros casi se ha duplicado. De 43.305 niños en 2003 se ha pasado a 85.911 en 2007, un 98,4% más. Y la consecuencia: de representar un 2,8% del total de menores en 2003 al 5,4% en 2007.

"Los extranjeros que llegan a la comunidad son jóvenes en su mayoría y contribuyen a incrementar la natalidad, a lo que hay que sumar las reagrupaciones familiares; la presencia extranjera aporta un mejor futuro", apuntó Ángel Madero, presidente de Andalucía Acoge, como explicación a la significativa evolución de la población infantil y adolescente.

Estos menores necesitan una atención educativa. Según el informe, los menores extranjeros han ganado presencia en las aulas hasta representar el 4,9% del alumnado de enseñanzas no universitarias en el curso 2006-2007. Un total de 65.317 alumnos extranjeros se matricularon el pasado curso en los centros educativos andaluces. Desde el curso 1999-2000, la progresión del alumnado extranjero se ha multiplicado por seis.

La administración pública es la que sufraga la educación de estos menores. La Junta cuenta con las ATAL, las aulas temporales de adaptación lingüística, y otros recursos como equipos de protección o de orientación que persiguen la integración del alumnado extranjero en las clases ordinarias. Del total de menores extranjeros en los distintos niveles educativos, el 92,1% estaba matriculado el pasado curso en centros públicos y un 7,9% en colegios e instiutos de titularidad privada.

Para Madero, la ubicación de la población inmigrante, en su primera fase, en barrios de menor coste económico explica la variable de la escolarización de estos menores en colegios públicos. "Dificilmente va a haber un colegio concertado en estas zonas", expuso.

Pero el presidente de Andalucía Acoge añadió otra razón: "la posibilidad de que determinados colegios concertados puedan utilizar una política de admisión a todas luces fuera de la ley, discriminatoria con los inmigrantes o las clases más desfavorecidas; si se detecta un caso así, hay que ponerlo de inmediato en conocimiento de la inspección educativa, porque es ilegal".

La discriminación del alumnado extranjero en un "sambenito" que arrastran los centros concertados, según Lucas Báez, secretario general de la Federación de Sindicatos Independendientes de la Enseñanza (FSIE), la organización sindical con mayor representación en la concertada.

Báez dudó de los porcentajes del informe sobre admisión del alumnado extranjero y aseguró que "no existe, en absoluto, la discriminación en la concertada; ningún centro se arriesgaría a perder el concierto". Los responsables de la educación concertada están "hartos" de que se les acuse de eludir la presencia de inmigrantes en sus colegios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios