Golpe al fraude fiscal

La operación Troya sigue abierta y no se descartan más detenciones

  • La Policía Judicial niega que este operativo esté relacionado con la operación Fénix y afirma que ésta tampoco se ha cerrado · Los agentes investigan ahora el material incautado la pasada semana

Comentarios 0

La operación Troya contra el fraude fiscal en el sector de la joyería, que comenzó la pasada semana con la detención de tres empresarios cordobeses acusados de defraudar 33 millones de euros al fisco, permanece abierta y no se descarta que en los próximos días se puedan realizar más detenciones tanto dentro como fuera de Córdoba. Fuentes de la Policía Judicial señalaron ayer en ese sentido al periódico el Día de Córdoba que los agentes se encuentran todavía investigando el material del que se han incautado durante esta operación y agregaron que una vez que se concluya ese proceso será cuando se determine si se procede a detener a otras personas. De todos modos, las fuerzas de seguridad no pudieron aportar muchos más datos sobre el operativo puesto que el caso se encuentra ya bajo secreto de sumario por orden de la juez.

Lo que sí confirmaron las fuentes consultadas es que la operación Troya no está directamente relacionada con la operación Fénix, también centrada en el fraude fiscal en el sector de la joyería y que tuvo como resultado la detención de 49 personas en dos fases, la primera de las cuales se dio a conocer en noviembre de 2006 y la segunda en el mes de julio del pasado año. Según la Policía, el origen del nuevo operativo no está en las informaciones de la Fénix, sino que habría partido de un punto distinto. Las fuentes consultadas, pese a todo, admitieron que el modus operandi que creen que se ha usado en ambos casos para estafar a la hacienda pública ha sido muy similar. En concreto, en las dos operaciones se ha establecido como hipótesis que el inicio del fraude estaba en Suiza, desde donde partía el oro que luego acababa llegando a través de una serie de empresas fantasmas hasta los joyeros cordobeses, que, presuntamente, se evitaban con todo este proceso el pago del IVA, una cuantía muy importante si se tiene en cuenta el alto coste que tiene el oro. La Policía Judicial matizó además que el hecho de que se haya iniciado este operativo contra el fraude joyero no significa que esté ya cerrada la operación Fénix, en la que los agentes se encuentran todavía trabajando y cuyo juicio está aún pendiente de celebrarse, por lo que las 49 personas detenidas por este asunto están actualmente en libertad con cargos.

El mismo procedimiento se ha seguido en la operación Troya, puesto que los tres joyeros que fueron arrestadas el pasado viernes -R.PC., J.P.M. y E.G.C.- se encuentran ya en sus casas, aunque acusados de fraude fiscal. Estos tres empresarios cordobeses fueron detenidos el jueves después de que en esa madrugada la Policía acudiese a la sede a una de las empresas y al domicilio de uno de los acusados. Los tres joyeros están acusados de blanqueo de capitales, falsificación de objetos mercantiles y de delitos contra la Hacienda y contables.

Según las fuentes consultadas por el Día de Córdoba el pasado domingo, la operación Troya no es estrictamente de ámbito local, sino que también se han realizado investigaciones paralelas en otras provincias españolas como Cataluña y Galicia y en otras provincias de la comunidad autónoma andaluza. Del mismo modo, confirmaron que detrás de este golpe al fraude fiscal han estado trabajando de forma conjunta tanto la Policía como efectivos de la Agencia Tributaria. En verdad, los problemas entre el sector joyero cordobés y la Hacienda Pública se remontan al polémico caso IVA, por el que le reclamaba a unos 200 joyeros de la capital que hiciesen efectivo el pago de este impuesto desde 1996 a 1998. Los fabricantes, sin embargo, defendían que ya habían pagado esa cantidad a sus proveedores.

más noticias de ANDALUCÍA Ir a la sección Andalucía »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios