La oposición cree que el diagnóstico de la Junta sobre sanidad es poco realista

  • Marina Álvarez defiende la planificación del SAS en el periodo de mayor demanda sanitaria.

Marina Álvarez, consejera de Salud, en el Pleno Marina Álvarez, consejera de Salud, en el Pleno

Marina Álvarez, consejera de Salud, en el Pleno / EFE

Comentarios 4

La oposición en pleno cree que la consejera de Salud, Marina Álvarez, es poco realista en su diagnóstico de la situación de la sanidad pública andaluza. Es habitual que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) reciba críticas cada invierno por su gestión del periodo con mayor demanda sanitaria, pero se multiplicaron después de la muerte de dos pacientes tras complicarse su estado tras pasar de varias horas sin atención en las salas de espera de las Urgencias de los hospitales de Úbeda y Antequera. Por eso este jueves Álvarez tuvo que comparecer ante el Pleno, después de hacerlo en una sesión extraordinaria de la comisión de Salud para dar explicaciones.

Álvarez comenzó recordando los apabullantes números del SAS, "la mayor empresa sanitaria de España" con 96.5000 trabajadores, pero sólo su compañero de partido, el diputado socialista Francisco José Vargas, le compró el discurso. Recordó también los recortes impuestos por el Gobierno central del PP en 2012 y las dificultades derivadas de la falta de financiación. "No me voy a cansar de decirlo y el PP no está legitimado para hablar de sanidad", espetó la médica cordobesa, que dejó en junio la dirección del Hospital Reina Sofía de Córdoba para ponerse al frente de la consejería con mayor presupuesto de la Junta.

Sin embargo, la titular de Salud reconoció que se produjeron errores, aún por detectar, que desembocaron en las dos muertes en los hospitales del SAS. Las investigaciones internas siguen en marcha, pero se trata, según Álvarez, de "casos centinela", que sirven para "reflexionar y poner nuevos protocolos encima de la mesa si son analizados de forma rigurosa". "Trabajamos con el objetivo de lograr el error cero", insistió la consejera antes de rechazar los mensajes "catastrofistas y alarmistas" de la oposición y calificar como "triste" que algunos partidos se queden aislados para criticar el sistema en su conjunto.

Lo que sí rechazó de forma tajante Marina Álvarez es que los fallecimientos de Úbeda y Antequera sean consecuencias de una falta de previsión o de una situación de colapso. Según la titular de Salud, el Plan de Alta Frecuentación, activo del 1 de diciembre al 15 de enero, ha funcionado correctamente pese a los errores y, además, se ha enfrentado a la "mayor demanda sanitaria de la historia". Concretamente, a la atención de 65.000 urgencias hospitalarias y 100.000 en la Atención Primaria. "Sólo el 9% de los casos requirió el ingreso hospitalario", detalló Álvarez, que también defendió que los pacientes graves o muy graves fueron atendidos "en tiempo". Sin embargo reconoció que los ciudadanos que presentaban dolencias "menos graves" tuvieron que esperar "más de lo deseable".

Ni estas explicaciones ni los planes para reforzar la atención primaria que esbozó este jueves Álvarez sirvieron para contentar a una oposición que, pese a las diferencias ideológicas, hacen una crítica unánime a la Junta basada en que los dirigentes del SAS no reconocen ni afrontan los errores. "Ahora hay dinero", espetó Isabel Albás. La portavoz de Ciudadanos no perdió la ocasión de recordarle a la consejera que su departamento ha visto crecer su presupuesto en 1.300 millones de euros en los tres últimos años, desde que la formación naranja rubrica las cuentas autonómicas junto con el PSOE.

El aumento de la dotación del SAS es incontestable, pero "hay una mala gestión", le recriminó Albás a la titular de Salud. En IU están de acuerdo, aseguró su portavoz sanitaria, Inmaculada Nieto. "Faltan recursos públicos y humanos y el personal está haciendo un sobreesfuerzo", añadió la diputada gaditana, que criticó el "incremento espectacular" del peso de la sanidad privada en Andalucía y cargó contra la Consejería de Salud por el "sonrojante incumplimiento" de las medidas que el Gobierno se comprometió a poner en marcha después del Pleno monográfico sobre sanidad que se celebró en el Parlamento el pasado año.

Los diputados del PP pidieron una reedición de una sesión plenaria para abordar la situación del sistema de salud público andaluz, pero Carmen Crespo se tuvo que conformar con el debate de este jueves. La portavoz popular criticó el "modelo caduco" del PSOE y sus Unidades de Gestión Clínica "rechazadas por los profesionales. También acusó al Ejecutivo socialista de propiciar un bajo nivel de ejecución tanto en infraestructuras como en las partidas dedicadas a la contratación de personal. Por su parte, el portavoz de Podemos, Juan Antonio Gil, fue especialmente crítico con la política de personal del SAS y afeó al SAS que "más de un tercio de la plantilla" tenga contratos temporales y ofrezcan a los residentes "condiciones laborales insultantes" cuando acaban su formación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios