Con tres 'panes' bajo el brazo

  • Una pareja de Mijas espera para esta semana trillizos idénticos pero que vienen en bolsas amnióticas separadas

Dicen que los niños siempre vienen con un pan debajo del brazo, pero en el caso del matrimonio mijeño formado por José Miguel Alarcón y Rocío Plaza, de 31 y 30 años respectivamente, la suerte viene multiplicada por tres, dado que para estos próximos días esperan trillizos idénticos.

"Concretamente, se trata de un caso monocorial triamniótica", explica la mujer, embarazada de 32 semanas. "Es decir, cuando el óvulo fecundado por el mismo espermatozoide se divide en tres embriones, pero en una sola placenta. Por eso recibe el nombre de trigemelos", explica con todo lujo de detalles, no sin antes añadir que sólo conoce una historia similar en toda España, exactamente en Cataluña.

La pareja, que lleva casada cuatro años y que ya tienen un hijo de dos años y medio, recibió la noticia con sorpresa, ya que el embarazo fue concebido de forma natural y sin ninguna medicación ni técnica de reproducción asistida. "Al principio fue un shock", señala José Miguel. "En la vida nos hubiéramos imaginado esto. Es más, el doctor cortó la ecografía a los 10 segundos porque no se lo podía creer. No sabíamos si llorar o reír", recuerda.

No obstante, la alegría de traer al mundo tres bebés ha conllevado a la pareja a ver el futuro con más optimismo que nunca. "Nos vamos haciendo la idea poco a poco y cuando llegue el momento, todo se andará", asegura el matrimonio, que en todo momento ha contado con la ayuda de familiares y amigos. "El embarazo triple lo he llevado mucho mejor de lo que pensaba", cuenta Rocío. "Todo está saliendo muy bien y los niños tienen un peso ideal. Cada uno pesa entre los 1,7 y 1,8" kilogramos cuenta sin ocultar la ilusión que siente.

No obstante, durante los últimos días, los dolores de la madre se han hecho "insoportables" y las dificultades para moverse son cada vez mayores por el tamaño de su barriga, ha aseguradoel padre de los niños.

Debido a la transformación que registrará su existencia dentro de poco, la familia ya ha organizado algunos cambios, como el traslado de un piso a una casa y comprar un coche más amplio. No obstante, cualquier ayuda es bienvenida, por lo que José Miguel ya ha contactado con algunas empresas. "Una de ellas nos va a regalar un lote de productos", adelanta.

En cuanto a ayudas institucionales, la pareja afirma que ya se puesto en contacto con el Ayuntamiento de Mijas, desde el que señalaron ayer a este periódico que ofrecerán todo lo que esté en sus manos. De momento, la educación no será un asunto problemático, puesto que el colegio Salliver de Fuengirola, donde José Miguel ejerce de profesor de matemáticas y ella como administrativa, concederá becas para los estudios de los tres hijos. En cuanto a los nombres de los futuros pequeños, que darán a luz por cesárea antes del próximo sábado, según adelantó el padre, éstos se llamarán Jesús, Diego y José.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios