"Quizás no podían salvarlos, pero ni siquiera lo han intentado"

  • Un hijo del matrimonio fallecido critica la tardanza en actuar, pero admite que el rescate era díficil

"Estoy muy descontento porque los Bomberos no han hecho nada por salvarlos. Tal vez no podían haberlo conseguido, pero ni siquiera lo han intentado". Así se expresaba ayer Manuel Romero Priego, hijo del matrimonio fallecido y hermano de otras tres víctimas. Este hombre aseguró a Europa Press Televisión que los Bomberos tardaron "bastante" en llegar al lugar de los hechos desde que fueron avisados.

Sin embargo, este familiar admite que era muy difícil rescatar con vida a las personas atrapadas en la vivienda. "La casa era una encerrona porque tenía rejas por todos lados, pero es que ni las cortaron, ni accedieron a la vivienda por el patio de la casa contigua como yo les dije. Lo único que hacían era echar agua en la planta baja y no en las habitaciones".

La versión contraria es la ofrecida por el Ayuntamiento, que asegura que los agentes sólo tardaron cinco minutos y así está registrado en los partes de emergencia. En cualquier caso, en el barrio se corrió la voz de que los Bomberos habían tardado mucho en llegar y el ambiente se fue tensando desde por la mañana.

Cuando el concejal de Seguridad de Écija hacía unas declaraciones a la prensa en el lugar de los hechos y relataba su versión, un grupo de personas increpó tanto al edil como a los periodistas. "Mejor no digas esas mentiras en este barrio porque puedes tener problemas", le dijo uno de los vecinos al representante del Consistorio. "Y vosotros, escribid los embustes que os cuenten", apuntaba otro a la prensa. Luego empezaron a insultar a los Bomberos. "Te has criado con esa familia y no has hecho nada por salvarla", decía uno de los vecinos junto al cordón policial a un bombero que acababa de salir de la vivienda incendiada.

Todo esto derivó en el ataque posterior. Fuentes de los Bomberos consultadas por este periódico aseguran que cuando ellos llegaron apenas había diez personas en el lugar de los hechos y que el gentío se fue congregando después. Posiblemente los seis ocupantes de la casa ya estaban muertos y el fuego llevaba ya bastante tiempo activo. En cambio, la mayoría de los vecinos aseguran sentirse indignados por la tardanza de los agentes.

Cuando los Bomberos llegaron a la calle Haya, las bocas de riego estaban selladas. Sin embargo, no hizo falta buscar más agua porque el camión llevaba 12.000 litros. La dotación enviada a sofocar el fuego de cuatro bomberos con un cabo al frente, que el alcalde astigitano consideró como "suficiente" para un incendio de estas proporciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios