Córdoba

Dos policías locales se enfrentan a 14 años de cárcel por abuso de poder

  • Los agentes irrumpieron en un bar de Palma del Río de madrugada y amenazaron con una pistola al camarero, que había tenido un conflicto con el padre de uno de ellos

Comentarios 1

Dos policías locales se sentarán próximamente en el banquillo de los acusados por presuntos delitos contra la integridad moral con abuso de cargo, amenazas y falta de lesiones cometidos, supuestamente, al irrumpir en un bar de la localidad de Palma del Río y arremeter contra el camarero que, al parecer, había tenido un altercado con el padre de uno de los agentes. Los hechos se produjeron en la madrugada del 1 d julio del año 2006. Según relata la Fiscalía Provincial de Córdoba en su informe provisional de acusación, los dos agentes -que se encontraban en activo- entraron en un local situado en la intersección de las avenidas Fray Albino y Aulio Cornelio de Palma y, tras pedir un café, comenzaron a exigir explicaciones "de manera agresiva" como consecuencia de un altercado ocurrido días atrás con el padre de uno de ellos, que también se encuentra procesado.

Ante la actitud de los acusados, el camarero les manifestó que iba a ponerse en contacto con la Guardia Civil. Los agentes, sin embargo, no se amedrentaron, sino que sacaron sus placas y las mostraron. Uno de ellos agarró a la víctima del brazo para sacarlo de detrás de la barra y lo arrojó supuestamente al suelo. Esto le provocó una serie de lesiones leves en el antebrazo izquierdo que tardaron en sanar cuatro días.

Pero, lejos de deponer su actitud y de común acuerdo, los dos procesados "comenzaron a arrojar los vasos y los ceniceros que encontraban a su alcance", así como una vitrina expositora. Al tiempo que arrasaban con el local, amenazaron al camarero: "Te vamos a descargar el cargador en la cabeza", gritó uno de ellos. Otro uniformado subrayó: "Nos hemos quedado con tu cara".

La agresión fue aún más lejos. El Ministerio Público expone cómo uno de los policías asaltantes entró en la barra, sacó una pistola y le apuntó directamente al camarero: "Me gusta que te orines en los pantalones", le dijo. Acto seguido, con ánimo ilícito, se apropió supuestamente del dinero que guardaba en la caja registradora. Cada uno de los agentes se enfrenta a siete años de cárcel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios