El presunto asesino de Miriam suma dos años más por un robo

  • Jonathan Moya, presunto asesino de una niña de 16 meses, es condenado por sustraer un coche

Jonathan Moya, el presunto asesino de la pequeña Miriam, cuyo cuerpo sin vida fue encontrado en una balsa de la localidad de Abrucena en Almería, se enfrentó resignado a una nueva condena por una estafa que añade otros dos años en prisión a los tres y medio con los que había sido castigado en los últimos meses en otras salas de la Ciudad de la Justicia de la capital. Apenas pronunció dos veces sendos "sí, señoría". Es todo lo que dijo y el cansancio con el que entró y salió de la sala, parece un fiel reflejo de su convencimiento de que no saldrá de prisión en muchos años.

Así, Moya aceptó los 24 meses por la apropiación indebida de un vehículo en unos hechos, ocurridos en el año 2009 y que se tenían que haber enjuiciado el año pasado, cuando Jonathan renunció a su letrado de oficio. El coche, que fue recuperado en perfecto estado, estaba valorado en 10.000 euros. Eso fue lo que Jonathan se comprometió a abonar a su propietaria, a quien convenció de que le permitiera probarlo. Al día siguiente lo detuvo la Guardia Civil en Níjar con una orden de detención por la sustracción.

El juicio que se espera con ansia, sin duda, es el del secuestro y muerte de una niña de 16 meses, cuyo cadáver apareció con un golpe en la cabeza en una balsa de riego.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios