Un juez dicta prisión para un acusado de abusos sexuales a su hija en Granada

  • Una mujer trastornada se lleva a una niña en Jerez a la que rescató su familia después

Comentarios 1

El Juzgado de Instrucción número 8 de Granada decidió el martes el ingreso en prisión, no eludible con fianza, de Eduardo M., un hombre que el pasado fin de semana fue detenido por la Guardia Civil de Albolote acusado de abusar sexualmente de su propia hija, de 15 años, en Churriana de la Vega, donde residían. Se le imputa un delito contra la libertad sexual de la menor.

La decisión se adoptó a última hora de la tarde del martes, después de que el titular del juzgado en funciones de guardia, Francisco Javier Zurita, tomara declaración al acusado, del que no ha trascendido la edad aunque está en torno a los cuarenta años.

A lo largo de la tarde también testificaron en el juzgado la supuesta víctima, su madre -y esposa del presunto autor de los hechos- y al menos un testigo, según confirmaron fuentes judiciales. Ese testigo, añaden las mismas fuentes, sería una hermana del acusado.

Sobre el caso se da por hecho que Eduardo M. fue detenido por un caso concreto de abuso sexual, aunque es reincidente. Habría abusado de su hija - o intentado hacerlo- en varias ocasiones anteriores según apuntan fuentes cercanas a la investigación.

En el entorno de la víctima aseguran que el padre la llegó a intimidar en alguna ocasión con un arma blanca. La menor, además de declarar como testigo, ha de ser examinada por un psicólogo forense para intentar determinar si ese tipo de prácticas le han dejado secuelas psíquicas importantes.

Un informe de estas características practicado al niño de Adra (Almería) contra el que al menos un compañero cometió presuntos abusos sexuales, indica que éste presenta un cuadro reactivo por el acontecimiento traumático vivido que le ocasiona revivencia, pesadillas y ansiedad. Según informó la madre del niño de 10 años, identificada como María Teresa S.B., el estudio entregado el martes por profesionales del centro de salud mental de El Ejido (Almería) aprecia en el niño un cuadro compatible con estrés postraumático.

Otro caso de delitos contra menores se conoció el martes en Jerez, donde una mujer de etnia gitana con sus facultades mentales trastornadas intentó llevarse una niña de dos años el pasado domingo en la avenida de Arcos. La rápida reacción de la familia, que consiguió alcanzar a la mujer diez minutos después a 200 metros del bar donde se encontraban, impidió que la mujer lograra su objetivo. Los hechos tuvieron lugar sobre las 17:15 en el principal vial de retorno a la ciudad tras la celebración del Gran Premio de Motociclismo, por lo que la zona estaba repleta de agentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios