La reducción de Sucesiones en 2017 sólo restó 14,4 millones a las arcas andaluzas

  • Los ingresos fiscales crecieron un 5% hasta alcanzar los 15.104,9 millones de euros

La rebaja del impuesto de Sucesiones que entró en vigor en 2017 ha supuesto una merma en los ingresos de la Junta de Andalucía de 14,4 millones de euros, después de que el mínimo exento quedara fijado en 250.000 euros. La recaudación cayó un 3,98% en comparación con los ingresos que este tributo aportó en las arcas andaluzas en 2016, hasta dejarlos en 364,2 millones de euros. Es uno de los tres gravámenes que han visto disminuir su recaudación a lo largo de 2017, un año en el que los ingresos fiscales de la Administración andaluza han aumentado casi de forma generalizada. En total, los ingresos por el cobro de todo tipo de impuestos, directos e indirectos, y tasas o precios públicos ha crecido un 5% hasta recaudar 15.104,9 millones de euros, frente a los 14.386,9 millones de 2016.

Según los Cuadernos de Recaudación Tributaria de la Consejería de Hacienda y Administración Pública, y analizando los resultados provisionales de la recaudación tributaria homogénea, la reforma pactada por el PSOE y Ciudadanos en septiembre de 2016 apenas ha mermado los ingresos por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Es uno de los cuatro tributos que reportan menos dinero en 2017 que el año anterior. Los otros tres son el impuesto de Emisiones de Gases a la Atmósfera, el impuesto sobre Depósitos Bancarios y el que grava las bolsas de plástico. También se redujeron los ingresos de la Junta por tasas.

La primera reforma del impuesto de Sucesiones pactada por socialistas y naranjas en junio de 2016 tiene escaso impacto en las arcas de la Junta, pero la reducción es más acusada que la que se produjo en 2016, cuando la recaudación del polémico gravamen descendió en un 3,33%. En la segunda mitad de aquel ejercicio ya estaba en marcha parte de la reforma fiscal, la que bonificaba la herencia de viviendas habituales habitadas por familiares y las explotaciones agrícolas.

Sin embargo, no fue hasta el 1 de enero de 2017 cuando se activó el aumento del mínimo exento desde los 175.000 euros por heredero hasta los 250.000. Esta medida iba acompañada de una modulación del gravamen para herencias que iban de los 250.000 euros a los 350.000 euros -por heredero- con el objetivo de eliminar el denominado error de salto. Esta formulación pasó a la historia con el segundo acuerdo del PSOE y Ciudadanos, que aumentó el mínimo exento hasta el millón de euros por heredero, tal y como exigía la formación naranja. Las consecuencias de esta segunda reforma no podrán analizarse hasta dentro de un año, ya que entró en vigor el pasado 1 de enero.

Casi la totalidad del resto de gravámenes, como consecuencia de la mejora económica, presentan un mejor comportamiento recaudatorio. Tiene especial relevancia el Impuesto de Valor Añadido (IVA), que elevó su recaudación en 2017 un 4,98%, hasta una recaudación de 5.754,3 millones, es decir, más de un tercio de los ingresos fiscales de la Junta. El comportamiento del tramo autonómico de IRPF fue similar, ya que su recaudación creció un 5,60%, hasta los 4.625 millones de euros. Los ingresos por los impuestos que gravan la compraventa de viviendas y la actividad inmobiliaria, -el impuesto de Transmisiones Patrimoniales y el de Actos Jurídicos Documentados- crecen un 14% y sitúan su recaudación en 1.448,1 millones de euros. La recaudación del impuesto de Transmisiones Patrimoniales se cifró en 1.058,3 millones de euros, un 13,86% más que en 2016; y los ingresos por los Actos Jurídicos Documentados alcanzaron los 389,8 millones, un 14,53% más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios