El fiscal hace ahora responsable de la red de extorsión de Alhaurín al alcalde Martín Serón

  • El Ministerio Público subraya que la trama se desarrollaba bajo la supervisión del regidor

La Fiscalía afirma que era el alcalde de Alhaurín el Grande, Juan Martín Serón (PP) y no su concejal de Urbanismo, Gregorio Guerra, quien dirigía la supuesta trama de extorsión a promotores del municipio. El Ministerio Público consideraba inicialmente que Martín Serón tuvo un comportamiento "omisivo", en el sentido de que dejaba hacer al concejal. Sin embargo ayer, durante la exposición del informe final en el juicio por el caso Troya, indicó que quien realmente "dirigía las actuaciones", "ordenaba realizar las cosas en un sentido o en otro" y "decidía" era el alcalde. Según la tesis del fiscal aunque Martín Serón y Guerra actuaban de "común acuerdo", la trama operaba "bajo la supervisión del alcalde", que "tomaba las decisiones".

El fiscal Juan Calvo-Rubio subrayó que los responsables públicos utilizaban la confusión creada por el arquitecto municipal, que emitía informes contrarios a las licencias de obra, para exigir dinero, a pesar de que se trataba de actuaciones urbanísticas que se ajustaban al ordenamiento. Calvo-Rubio aludió a conversaciones telefónicas para demostrar el mando que Martín Serón tenía en todas las decisiones urbanísticas y le dio valor a la denuncia que originó el caso Troya, interpuesta por el promotor José Burgos Leiva porque "además de su palabra" y de la fiabilidad que pudiera merecer, hay "otro instrumento" que avala su credibilidad, en alusión a sus encuentros con el concejal de Urbanismo, que también fueron grabados por la Policía, en los que le reclamaba 122.000 euros por una licencia y el compromiso de que a cambio recibiría un mero recibí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios