La reunión entre Pascual y los trabajadores sobre las faldas acaba en fracaso

  • La Inspección de Trabajo emitirá el lunes un informe final tras verse con las partes afectadas

La empresa Pascual, propietaria de la Clínica San Rafael en Cádiz, donde parte de sus trabajadoras presentaron una denuncia porque eran penalizadas en sus nóminas por no vestir falda en su uniforme, cumplió ayer uno de los pasos que le exigió la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

La empresa convocó a una reunión en Sevilla a los representantes de los trabajadores de sus centros sanitarios, que calificaron la cita de fracaso. Los representantes informaron de que no se ha producido ningún avance sobre el tema de la polémica. La presidenta del comité de empresa gaditano, Adela Sastre, lamentó el posicionamiento de UGT, que tiene la mayor representación, con Pascual.

El lunes tendrá lugar otra reunión a la que asistirán también miembros de la Inspección de Trabajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios