Un rumano denuncia que lo lincharon tras confundirle con un secuestrador

  • Le agredieron porque un niño creyó que lo iba a raptar · Los padres de Mari Luz ofrecen 150.000 euros por pistas fiables

Comentarios 0

Un ciudadano rumano ha denunciado a tres vecinos del pueblo cordobés de Guadalcázar por un supuesto linchamiento que sufrió junto a cuatro compatriotas más. Al parecer, el ataque se produjo a manos de una veintena de familiares de un niño de once años al que creyeron que iban a secuestrar. El padre del menor es uno de los ciudadanos denunciados.

El subdelegado del Gobierno en Córdoba, Jesús María Ruiz, explicó ayer que la denuncia fue presentada el miércoles por "uno de los rumanos agredidos". Fuentes de la Guardia Civil detallaron que todo comenzó cuando los rumanos pararon la furgoneta en la que viajaban junto al niño para preguntarle por la dirección de un taller. "Entonces, el menor se confundió y se asustó, avisando a un familiar", subrayaron. La llamada de auxilio del menor, creyendo que le intentaban secuestrar, congregó a más familiares y a vecinos del pueblo que, tras localizar a los inmigrantes, les cortaron el paso y les agredieron.

Ante situaciones de este tipo, Ruiz pidió que, "si alguien tiene algún indicio, duda o cree que un familiar suyo ha desaparecido, lo que tiene que hacer es acudir a la Guardia Civil o la Policía, para que se activen los dispositivos de búsqueda, pero lo que no puede hacerse, bajo ningún concepto, es generar alarma, alterar la realidad de los hechos, y mucho menos, a partir de esas suposiciones, tomarse la justicia por su mano".

En el mismo sentido se pronunció el Delegado del Gob ierno en Andalucía, Juan José López Garzón, que tras este episodio, hizo un llamamiento a la serenidad porque "las situaciones no se pueden generalizar", aunque reconoció la "convulsión social" tras las desapariciones en Huelva de Mari Luz y en Málaga de la joven irlandesa Amy, de la que justo ayer se cumplió un mes.

Mientras la familia de Mari Luz, ha dado un paso más para intentar localizar a su hija, llegando a ofrecer una recompensa de 150.000 euros a quien ofrezca alguna pista sobre el caso. Para reunir esta cantidad, los padres de la niña, Juan José Cortés e Irene Suárez, han tomado la decisión de vender la casa en la que viven y otras posesiones.

más noticias de ANDALUCÍA Ir a la sección Andalucía »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios