Cinco siglos de tradición equina en Almonte

  • La Saca de Yeguas congrega a miles de personas en la localidad onubense

Han pasado 512 años desde que en 1504 el duque de Medina Sidonia regularizara la Saca de las Yeguas, una tradición ancestral a la que los yegüerizos de Almonte han dado perdurabilidad en el tiempo permitiendo cada año que la esencia de Doñana traspase sus límites.

Esta edición no ha sido fácil y tampoco estuvo exenta de polémica, pues a principios de mes la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Marismeño informaba de su decisión de suspender la cita para advertir sobre la compleja situación por la que estaban pasando para mantener una raza autóctona de la que son garantes por un conflicto con el Ayuntamiento de Hinojos. Superadas las dificultades, 1.400 equinos -hembras y potros- que se crían asilvestrados en Doñana salieron de su entorno natural para ser trasladados por caminos de arena a la localidad de Almonte. Los artífices de ese traslado son los yegüerizos, los ganaderos que ya desde el jueves comenzaron a adentrarse en Doñana para ir agrupando a los animales en tropas o grupos en torno a la zona conocida como de La Dehesilla, junto a la Boca del Lobo, cerca de la aldea del Rocío.

Desde La Dehesilla, sobre las 10:00 y divididos en cuatro tropas, se dirigieron al santuario de la Virgen del Rocío, uno de los momentos que despierta más interés en el recorrido y donde se concentran miles de personas. Tres de las tropas pasaron ante la ermita, mientras que la cuarta paró ante la concha peregrina, donde se bendijo a las yeguas y potrillos.

Tras el sesteo y descanso en los pinares del Pastorcito, los yegüerizos continuaron arreando a las reses durante varias horas hasta que alcanzaron, ya bien entrada la tarde, Almonte, engalanado para la ocasión, donde las yeguas descansan en el recinto ganadero. Será ahí donde hoy comience la feria ganadera, en la que se llevarán a cabo labores tradicionales, como la medición de las yeguas, las tareas de tusa, que consiste en cortarles las crines y la cola; desparasitar a los animales y marcar a los nuevos potros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios