Un submarinista muere atrapado en una red de pesca en la playa del Tesorillo

  • Había salido con su sobrino a practicar buceo. El Grupo Especial de Actividades Subacuáticas recuperó ayer el cadáver del hombre.

Comentarios 1

Para dos hombres que salieron a bucear el sábado, la noche terminó en tragedia. A las 0:20 horas de la madrugada del día 13, el sobrino de un hombre de 50 años que se había introducido en el mar para hacer submarinismo alertó al Servicio de Emergencias Sanitarias de Andalucía 112 de que había perdido de vista a su tío desde hacía unos cinco minutos.

La indicación de este pariente era de que se encontraba "a la altura del Hotel Playacálida", sin embargo -según el citado centro coordinador- todas las actuaciones que tuvieron lugar se realizaron en la playa del Tesorillo.

El 112 montó el habitual dispositivo de rescate y alertó a la Guardia Civil, a la Policía Nacional, a la Policía Local, así como a los Servicios de Emergencias Sanitarias, y a Salvamento Marítimo. Fue una embarcación del instituto armado la que llegó al lugar de los hechos y pudo comprobar que el cuerpo sin vida del hombre había quedado atrapado en una red de trasmallo a unos dos metros de profundidad. Los agentes intentaron liberar el cadáver, sin embargo, esto no fue posible pues estaba muy enredado en este arte de pesca.

Tras tirar con la propia embarcación de las redes de trasmallo para intentar rescatar el cuerpo, éste se soltó y se hundió aún más, hasta el punto que este hecho dificultó la labor de los efectivos de la Guardia Civil. Al ser también de noche, y tener muy mala visibilidad, decidieron continuar con la búsqueda al día siguiente, domingo.

A primera hora de la mañana de ayer los agentes del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil continuaron buscando al ahogado, el cual fue encontrado por dichos buzos en el mismo punto a las 10:30 horas de la mañana. Al no haber corrientes, no se había desplazado el cadáver, una circunstancia que facilitó su hallazgo.

El cuerpo, tras ser levantado por la autoridad judicial, fue trasladado al Instituto de Medicina Legal, para practicarle la correspondiente autopsia para esclarecer las causas de la muerte. Asimismo, la Guardia Civil ha abierto una investigación para aclarar la legalidad de todas las circunstancias que rodearon al fallecimiento.

Esta no fue la única tragedia ocurrida en la Costa durante este fin de semana pues el pasado viernes un hombre de 31 años falleció de forma repentina en la zona de los Bajos del Fenicio, en el municipio de Almuñécar. La repentina muerte se produjo mientras disfrutaba de la velada con su familia en uno de los locales de la zona, cuando cayó fulminado y falleció en el acto.

Nada pudieron hacer ni las personas que intentaron reanimarle ni el Servicio de Urgencias que llegó de inmediato para impedir su defunción. En un ambiente de ocio, se produjeron dichas circunstancias tan dramáticas con fatal desenlace, que conmocionaron a las personas que se encontraban en el lugar de los hechos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios