Siete trabajadores mueren en el tajo en lo que va de año

  • La Junta anuncia medidas aunque asegura que en 2006 y 2007 se dio este mismo repunte de siniestros el primer mes

Un obrero muerto ayer en Jaén engrosa la lista de los siete trabajadores fallecidos en el tajo en la comunidad en lo que va de año. La víctima, de 40 años, se precipitó desde una altura de seis metros desde un hotel en Úbeda en cuya reconstrucción participaba. El siniestro ocurrió a las 9.25 y aunque los servicios sanitarios de emergencia intentaron reanimarlo, murió poco después en el hospital San Juan de la Cruz, al que había sido trasladado.

Ayer, un día después de que la Junta anunciase a través de su consejero de Empleo una cierta caída de 1,37 puntos en el índice de siniestralidad laboral, Antonio Fernández tuvo que lamentar el nuevo fallecimiento, el tercero en dos días en la provincia jiennense. Fernández anunció que instará a la Fiscalía de Jaén a tomar medidas contra la empresa puesto que, según el delegado de Empleo, Manuel León, el suceso responde a "una evidente falta de medidas de seguridad".

El consejero de Empleo, que destacó también el pasado jueves la disminución "importante" de los accidentes laborales en el sector de la construcción y el aumento en los de la agricultura y la ganadería, mostró su preocupación por el elevado número de muertes en accidente laboral desde que comenzó el año y destacó que este repunte en el mes de enero también se dio en los dos años anteriores. Por ello, el titular de Empleo aseguró que "año tras año, al final, en el balance hay una mejora, una tendencia positiva, pero desde luego nada satisfactoria puesto que la existencia de 148 fallecidos en Andalucía es inadmisible." Sin embargo, Antonio Fernández admitió la necesidad de encontrar las causas "de esta coincidencia que origina una siniestralidad tan alta a inicios de año" e indicó que existe "una gran preocupación" porque en algunos casos "ni se usan ni se disponen de las medidas preventivas para evitar esos siniestros".

Los sindicatos CCOO y UGT denunciaron los fallos en materia de prevención como causa fundamental de la alta siniestralidad. Representantes de ambas centrales se concentraron ayer ante el edificio de la Subdelegación del Gobierno en Córdoba en señal de protesta por el fallecimiento el pasado jueves de un trabajador en la central térmica de Puente Nuevo.

El secretario de Salud Laboral de CCOO de Córdoba, Antonio Ortega, solicitó al Gobierno medidas más contundentes para enfrentar esta "lacra social" e incidió en que se realicen más inspecciones de trabajo verificar el cumplimiento de los planes de prevención.

El secretario de Salud Laboral de UGT en Córdoba, Manuel Torralba, lamentó que siete trabajadores andaluces hayan perdido la vida en lo que va de 2008.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios