Los vecinos de Noreña señalan que la lavandería de la antigua residencia es un foco de ratas

  • La asociación de vecinos dice que el barrio "está abandonado y no se mantiene" a pesar de tener sólo 15 años de antigüedad

La Asociación de Vecinos Noreña denunció ayer el estado en el que se encuentra la lavandería de la antigua residencia Teniente Coronel Noreña, que no fue derribada junto con el complejo sanitario en 2004. Y es que según Juan Antonio Madueño, secretario de este colectivo, este inmueble es un foco "de ratas, suciedad y cobijo de personas sin hogar". Además, la parcela en la que está ubicada "no está cuidada y tiene una vegetación frondosa", lo que supone en verano "un peligro de incendio constante en mitad de un núcleo de población". Los vecinos de este colectivo, cuya área de influencia se enmarca entre la avenida Arroyo del Moro y la Colonia de la Paz, aseguraron que "no se entiende por qué este edificio no se derribó junto con el resto de la residencia". En este sentido, Madueño señaló que "todos los problemas que tenía Noreña los tienen la lavandería, aunque a menor escala", puesto que es más pequeña. Así, aseguró que "las administraciones pensaron que una vez echado a bajo el complejo sanitario se terminaban los problemas, pero no ha sido así".

Madueño apuntó que los vecinos de la zona se quejan porque el inmueble es utilizado a diario para "recoger chatarra, dormir y hacer fogatas en invierno". Por este motivo, la Asociación de Vecinos Noreña reivindicó que la administración competente se debe hacer cargo de la lavandería y derribarla, para acabar definitivamente con los problemas que "la dejadez ha generado" en estos años. Pero esta demanda no es la única de este colectivo. Madueño apuntó así la necesidad de cambiar los contenedores en el cruce de la calle Historiados Dozy con Francisco Azorín Izquierdo, porque "quitan visibilidad a los conductores en la zona". Por otro lado, el colectivo vecinal se sumó también a la reivindicación realizada por la Asociación de Vecinos Arroyo del Moro, consistente en la reorganización del tráfico en el barrio. En este sentido, Madueño apuntó que es necesario "repintar las señalización horizontal, poner más señales verticales y asfaltar algunas calles", haciendo más hincapié en "los cruces de acceso por Vía Augusta y la avenida Isla Fuerteventura", así como en "la intersección de las calles Fernando Amor y Mayo con Escritor Mercado Solís". Madueño concluyó asegurando que este barrio, con una antigüedad de 15 años, "no se mantiene y está abandonado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios