Trabajo y diversión sobre ruedas

  • Fundada en 2009, esta escuela deportiva es la única en toda la provincia que ofrece clases para adultos, cuenta ya con más de 100 patinadores y participa regularmente en torneos y en galas benéficas.

Coordinación, concentración, capacidad de salto, flexibilidad, sentido del ritmo, perseverancia... Son algunos de los requerimientos para dedicarse al patinaje artístico sobre ruedas, una disciplina apartada del foco de los medios de comunicación debido al carácter olímpico de la modalidad sobre hielo. A contracorriente, la patinadora Esperanza Martínez, de 23 años, fundó el Club Patín Espartinas en 2009 y ha necesitado menos de un ciclo olímpico para sacar un inmenso fruto de su esfuerzo: en tres años se ha triplicado el número de alumnos (de 30 a 100), que tienen una edad comprendida entre los cuatro y los 49 años y ya han conseguido puestos de podio en el ámbito regional.

"Siento mucho orgullo y satisfacción, porque el club ha crecido hacia unos niveles que no me esperaba", comenta Martínez. No en vano, es el único club de la provincia de Sevilla que ofrece clases para adultos y, por ello, cuenta con alumnos procedentes de Sanlúcar la Mayor, Mairena del Aljarafe, Villanueva del Ariscal y hasta de Utrera, entre otras localidades. El objetivo es difundir el patinaje artístico sobre ruedas, pero todavía hay piedras en el camino: las pistas de entrenamiento son al aire libre, por lo que la lluvia provoca que los patines se queden en la mochila. La próxima construcción de un pabellón cubierto no será una solución, porque está previsto que el suelo sea de caucho, "única superficie sobre la cual no se puede patinar sobre ruedas", según Martínez.

El Club Patín Espartinas es la escuela deportiva con más mujeres inscritas en la localidad y la segunda, contando hombres y féminas, después del fútbol, todo un logro teniendo en cuenta que es un deporte minoritario en España. Y eso que el campeón del mundo júnior de patinaje artístico es español.

Pero los reconocimientos van cayendo. Recientemente, la Mancomunidad del Aljarafe entregó a la entidad el Premio a la Proyección Deportiva, "un motivo más para seguir trabajando con alegría".

El equipo técnico está formado por tres entrenadoras de patinaje artístico (Esperanza Martínez, Maribel de la Torre y María González), dos psicólogos, dos preparadores físicos y dos profesores de danza y expresión corporal. La potencia sin precaución y la velocidad sin cabeza no sirven de nada. Según Martínez, "enseñamos a las niñas a caer, son caídas controladas. En el fútbol hay más lesiones que en el patinaje artístico". Acerca de la participación masculina, la entrenadora tiene claro que "todavía hay un tabú social, pero hay hombres que se enganchan más que las mujeres".

Dar saltos, giros (piruetas de múltiples rotaciones) y realizar trabajo de pies es difícil para niñas de 10 años. ¿Imaginan lo que debe ser a los 49? María Ysern, de Gelves, ha hecho suya la mítica frase de Rocky Balboa Nada termina hasta que tú sientes que termina. Empezó a patinar en el colegio, pero tuvo que dejarlo por un miedo cerval a romperse un hueso y tener que llevar escayola. Cerca de 40 años después, retomó su afición en Hytasa y acabó recalando en el Club Patín Espartinas hace tres años. Y está cumpliendo su sueño. "Lo más complicado es la coordinación, ya que requiere muchísima técnica. Si no lo haces bien, estás en el suelo", advierte Ysern, que ha aprendido a saborear el deporte sin piques: "He perdido mi carácter competitivo desde que hice un curso de yoga. Ahora disfruto haciéndolo bien". Esta gelveña aborda el patinaje artístico como una terapia y se considera una deportista total: hace ejercicio de lunes a viernes mañana y tarde, desde tenis hasta atletismo pasando por golf y senderismo. De hecho, ya sabe lo que es peregrinar por el Camino de Santiago. "También hago ballet para mejorar mi postura en patinaje artístico", dijo.

El Club Patín también realiza actividades solidarias a favor de organizaciones como la Asociación de la Fibrosis Quística. Ejemplos como éste permiten que, a muchas personas, les vaya la vida sobre ruedas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios