Una deliciosa ciudad de chocolate

  • La Estepeña, que produce hasta tres millones de kilos de mantecados para el mercado nacional, propone cada temporada navideña un peculiar belén de chocolate que hace las delicias de sus visitantes.

La Estepeña fue fundada en 1858 por el maestro confitero Rafael Galván Gómez quien regentaba, precisamente, una confitería en el centro del municipio de la Sierra Sur que le da el nombre: Estepa. Su hijo, Rafael Galván Gamito, le sucede en el cargo dando un impulso a la elaboración de los mantecados -dulces típicos navideños- comercializándolos a principio de 1910 por los pueblos y ciudades de Andalucía.

Fue tal la aceptación que, paulatinamente, fue expandiendo estos productos al resto de España hasta conseguir un mercado tan amplio a nivel nacional que el obrador de confitería se quedó pequeño. Ese fue el impulso necesario para construir una pequeña fábrica donde poder satisfacer la demanda existente allá por los años 50.

Mucho ha llovido desde entonces y, sin embargo, la marca es cada vez más demandada y conocida; sus hijos, Rafael y José Galván Fernández, actuales dueños de esta entrañable empresa familiar, dieron el paso en los años 70 para impulsar la enseña hacia niveles de calidad y prestigio, invirtiendo su patrimonio empresarial en publicidad y técnicas de promoción para sus clientes con el fin de afianzar y fidelizar la confianza y el hábito de compra por Navidad de estos productos.

En los años 90 los hermanos Galván añaden a estos productos tradicionales (polvorones, roscos, alfajores y mantecados) el complemento de especialidades de mazapán y un factor muy importante que en la actualidad copa un 40% de la producción de la actual empresa, como son productos de chocolate y bañados del mismo.

 Actualmente, La Estepeña está liderada por la cuarta generación: Rafael y José Marcos Galván. Ambos tienen la responsabilidad de mantener una empresa cargada de historia con el afán de seguir la tradición pero, al mismo tiempo, renovándose con nuevas ideas.

Fruto de ello, nos cuentan, "en el año 2009 tuvimos la inquietud de empezar un ambicioso proyecto que consistía en crear un Belén de chocolate, con la ayuda inestimable de nuestro amigo belenista Paco Romero, apasionado del mundo de las manualidades.

Gracias a la conjunción de nuestros expertos chocolateros y la experiencia de este artesano, nos pusimos a trabajar entrelazando ideas y conocimientos. Todo ello dio como resultado un magnífico Belén  en el 2010, que tuvo a nivel comarcal y provincial una aceptación excepcional". Este año, La Estepeña tiene unas nuevas instalaciones para la exposición de La Ciudad de Chocolate que irá renovándose cada temporada para sorpresa de sus visitantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios