3 A fondo

El espíritu teatral de Alanís

  • Teatro y cultura. La Residencia de Artistas de Alanís se ha convertido en una iniciativa de trueque cultural que permite al municipio convertirse en el punto de encuentro de compañías y escuelas de danza y teatro La Circada o la organización de 'Alanisarte' hacen que el año pasado este municipio de 2.000 habitantes contara con 20 espectáculos

En plena Sierra Norte y bajo la sombra de un castillo, Talía y Melpómene, las musas griegas de la tragedia y la comedia han encontrado su hogar. Alanís se llena de teatro, cultura y convivencia gracias a la iniciativa de uno de sus vecino que vive el teatro como algo para los demás; Arturo Fernández.

Después de rehabilitar la antigua ermita de San Juan, este actor de vocación y convicción, decidió que esa zona alejada y al mismo tiempo integrada en el pueblo, era la ideal para crear y retirarse a preparar espectáculos. Un ejercicio que, como la oración para la que fue creada la ermita, necesita del entorno adecuado y nada mejor que la naturaleza de la Sierra Norte sevillana.

El proyecto de Residencia de Artistas de Alanís es una apuesta fuerte por la cultura que acaba de cumplir dos años. Durante este tiempo son muchas las compañías, grupos, escuelas de teatro que han pasado por estos espacios, más de 200 personas. Pero no queda aquí, hay muchas compañías que continuamente están interesándose por el proyecto, llamando de todas partes de España.

Arturo Fernández, promotor de la idea explica que el objetivo es la creación de una residencia artística gratuita, se ofrece un lugar de trabajo en una ermita del siglo XIV y alojamiento gratuito en una residencia, la Casa de las Artes, con capacidad para 15 personas. Pueden usar los espacios el tiempo que necesiten, y los días que quieran. "Se trata de dar uso creativo a zonas del pueblo que están sin utilizar", afirma Fernández.

El municipio ofrece estos espacios a las agrupaciones quienes, a cambio, se comprometen a realizar una actividad en el pueblo, un taller, un ensayo general, etc., "algo de lo que se puedan beneficiar los vecinos y vecinas, un trueque cultural en toda regla. Son tiempos complicados los que vive el sector cultural e iniciativas como esta ayudan a solventar los problemas de espacio para crear que muchas veces encuentran las compañías, hay que buscar nuevas fórmulas de colaboración y, sin duda, esta es una de ellas"; asegura Arturo Fernández.

El lugar para la creación es la ermita de San Juan, un edificio de gran valor artístico, del sisglo XIV y restaurado en el año 2001. Está adaptado como espacio escénico, cuenta con suelo para danza, escenario y una buena acústica. La ermita está en las faldas del castillo, en el Mirador de los Suspiros. Este espacio se complementa con el alojamiento gratuito en una residencia con capacidad para 15 personas y equipada con cocina, biblioteca de teatro y conexión a Internet.

"El proyecto está siendo acogido muy bien por todos los vecinos quienes se están sintiendo partícipes del proceso de creación de muchos de los actores que llegan a Alanís con su maleta de creatividad repleta y se encuentran un pueblo acogedor, con unas gentes amables y hospitalarias", asegura Fernández.

El actor extremeño Santi Senso pudo comprobar in situ el carácter de estos vecinos puesto que estuvo en el mes de diciembre preparando su nuevo montaje sobre el Marqués de Sade y las mujeres del grupo de teatro local Más allá de mi cocina participaron y colaboraron en el proceso de creación del mismo, "así no es solo que los actores vengan a este pueblo sino que se está creando una conciencia cultural entre los vecinos que ayuda a que se forman sinergias creadoras entre todos", explica.

Tan impresionado se quedó el actor extremeño Santi Senso que el habla del pueblo llamándolo mi país de Alanís. "Estuve casi un mes y repetiría la experiencia encantado. Los vecinos de Alanís son generosísimos, me han regalado su historia, su intimidad y su cultura mientras preparaba La Religión de Sade, que se estrena el 15 de marzo en el XXV Festival la Alternativa en Madrid".

Este actor pidió la ropa interior usada a los vecinos del pueblo para formar parte del vestuario de la obra y la colaboración le abrumó. "Les invité a crear conmigo el espectáculo y preparé dos obras para ellos. Voy a repetir porque estoy deseando compartirme con los vecinos y vecinas del país de Alanís", asegura.

Muchas escuelas de teatro de Sevilla ya han pasado y van a seguir pasando por Alanís, El Callejón de las artes, Viento Sur y La Barca, los alumnos de la escuela de danza también están pasando por el espacio y actores importantes del panorama sevillano ya han estado por Alanís, como es el caso de Gregor Acuña, Elena Bolaños o la bailarina Noemí Martínez.

Gracias a este proyecto se han creado otros eventos culturales en el municipio, así en el mes de junio tuvo lugar la I Edición del Alanisarte, Festival Intercultural que gira en torno a la música, el teatro, la artesanía y que se celebra en el castillo. Se trata de un festival autogestionado, libre y gratuito con un carácter social en el que también están presentes muchos colectivos sociales de Sevilla y cuenta con un apartado especial dedicado a conferencias.

Ya se está preparando la II Edición del Alanisarte que se celebrará los próximos 28, 29 y 30 de junio y que contará con la presencia de músicos jóvenes y alguna que otra estrella consagrada del panorama musical.

Alanís es un pueblo que apuesta por la cultura, el año pasado fue sede de una extensión de Circada, el Festival de Circo de Sevilla y contó con una programación cultural extensa con más de 20 espectáculos de teatro y música para un pueblo de 2.000 habitantes.

El pueblo se está convirtiendo en un hervidero de gentes del teatro, de la música o de las artes plásticas quienes vienen a este rincón de la Sierra a crear. La compañía sevillana Danza Uno. Ocho lleva dos semanas preparando un montaje de videodanza que ha contado con la colaboración de la centenaria banda municipal de música.

Fernando Brea, de Danza Uno. Ocho explica que lo que más le llamó la atención fue la "simplicidad del proyecto y que nadie lo hubiera hecho hasta ahora. Todo son facilidades y el entorno es ideal para crear y la complicidad con los vecinos, a los que hemos decidido hacer partícipes del proceso creativo con grabaciones de la banda de música municipal incorporadas al montaje. Pensamos repetir la experiencia".

Unos de los que ya han repetido es La Barca. "La primera vez fue Arturo quien contactó con nosotros porque estábamos organizando un encuentro de teatro en la Sierra y fue una residencia de trabajo. Los espacios son magníficos y el alojamiento, encantador", asegura Patricia Davis.

La segunda de las estancias fue con alumnos de la escuela. "Lo primero que llama la atención del proyecto es la idea de trueque. La gente es muy cálida y te recuerdan de una vez para otra cuando paseas por el pueblo. Se crean vínculos. Volvemos siempre porque Alanís se ha convertido en un hito para La Barca", afirma.

Pero lo mejor de la estancia en la residencia de artistas es "que no vuelves igual, siempre traes algo porque el lugar y las gentes te impregnan. Trabajas en un castillo, das paseos en plena naturaleza, comes productos naturales del pueblo, es una gran idea que no sólo repercute en el pueblo sino también en los que vamos allí", asevera.

En la actualidad la agenda del espacio de residencia está repleta, hasta el mes de julio está prácticamente llena, en su espacio van a trabajar grandes compañías, en el mes de junio el espacio va a contar con la presencia del bailarín Guillermo Weickert quien estará preparando su montaje para el Festival de Danza de Itálica.

Las actrices Ana Ruiz e Isa Vázquez van a utilizar este espacio y, en el mes de julio se está organizando un taller de clown con Mario González, que ha desarrollado su carrera en Estocolmo, Francia, Suiza y ha impartido clases a clowns del Cirque du Soleil.

La aspiración de Alanís es convertirse en el punto de encuentro de las escuelas de teatro y artistas ya consagrados. Así, en este pequeño pueblo de la Sierra Norte de Sevilla se está creando un tejido cultural que está permitiendo que, por un lado los vecinos puedan disfrutar de espectáculos únicos y, por otro, que los actores, actrices, músicos, pintores tengan su reducto cultural en este pequeño municipio de la Sierra Norte.

"Es un proyecto hecho con amor, con ingenio y con la creatividad que da el tener un pueblo como Alanís, con multitud de espacios y de recursos para explotar", comenta Arturo Fernández.

Por si fueran pocos los atractivos de Alanís para visitar este municipio, además se ha puesto en marcha un área gratuita de caravanas y autocaravanas con capacidad para 30 plazas en la Alameda del Parral para lo que sólo hay que pagar tres euros por el enganche de luz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios