3 Emprendedores

El séptimo arte recupera los cines de pueblo

  • Cinematografía. Cine&café Méliès desarrolla su marca de cafeterías y pequeñas salas de proyecciones por la provincia de Sevilla, recuperando la esencia de los antiguos cines

Comentarios 0

Quién no recuerda el cine de su pueblo, ese lugar de reunión e incentivo cultural, dinamizador del ser creativo. Ese aroma a celuloide puro que se mantuvo en algunas de nuestras localidades hasta bien entrados los ochenta. Un centro neurálgico de la cultura local que paulatinamente desapareció por el desarrollo de las grandes salas y los centro comerciales. Ese viejo cine, ejemplificado con el fantástico filme de Giuseppe Tornatore en Cinema Paradiso, de los que aún se albergan recuerdos imborrables en la memoria de los pueblos. Ahora, una vez desatados sentimientos melancólicos, viajamos hasta Pedrera, donde encontramos un ejemplo que nace en la raíz del cine de pueblo, y que además hace referencia en su nombre a uno de los padres de la cinematografía, el gran artista Georges Méliès.

El cine café Méliès nació bajo el influjo del pedrereño Cristóbal Rodríguez, que mientras cursaba en 1998 estudios de operador de cámara y dirección de fotografía en Madrid, decidió abrir el primer cine de verano al aire libre desde hacía más de 20 años en la comarca. "En principio lo hice para costearme lo estudios, pero el éxito fue tal, que continuamos con nuestras temporadas estivales en 35 mm durante siete años consecutivos", explica.

Este fue el germen de lo que hoy día es el cine&café Méliès, una marca que actualmente engloba cafeterías y pequeñas salas de cine en 15 localidades de la provincia y en Sevilla capital. A pesar de que los orígenes de Cristóbal y de su primigenio cine de verano están en Pedrera, sería el municipio vecino de Los Corrales la primera localidad que vería nacer este innovador negocio que combina proyección de cine con el buen ambiente de una cafetería donde tomar una taza de buen café, chocolate o un helado. "En el año 2001 el Ayuntamiento de Los Corrales nos dio la gran oportunidad de explotar y gestionar la recién inaugurada Casa de la Cultura que englobaba un Teatro Municipal acondicionado para cine y un local que nosotros convertiríamos en nuestra primera cafetería y videoclub 24 horas", explica el ideólogo de este fructífero proyecto.

De esta forma, en 2009 el Ayuntamiento de Pedrera contacta con Cristóbal para unir esfuerzos y ofrecer cine en sus nuevas instalaciones del Teatro Municipal. "A partir de entonces, y siempre en estrecha colaboración con la concejalía de Cultura, hemos ido ofreciendo el servicio en la localidad que goza de una gran aceptación entre los vecinos de la localidad", puntualiza. "Este acuerdo de colaboración entre Méliès y el Ayuntamiento de Pedrera promueve la cultura cinematográfica por un módico precio, y permite el incentivo, promoción y proyección de todo tipo de películas con todas las garantías y derechos a cambio de una cuota en concepto de alquiler del espacio o la prestación de servicios cinematográficos a la comunidad", explica Álvaro García, concejal de cultura.

La sala del teatro municipal cuenta con 155 butacas en grada y con una infraestructura técnica idónea, que hace las delicias de todo aquel que acude a disfrutar del cine sin necesidad de desplazarse a las salas más cercanas, que están a 50 kilómetros de distancia. Y para combatir el actual panorama económico, Méliès ofrece precios muy asequibles, que no superan los cuatro euros y entrada gratuita a menores de 3 años, así como, con la colaboración municipal entrada libre a miembros de distintas asociaciones con pocos recursos económicos para así poder seguir acercando la cultura del cine a todos.

Uno de los aspectos que más éxitos le ha dado a Méliès, es la cesión de la marca. "El objetivo de ceder la marca es la difusión de nuestros conceptos, y la presentación en nuestros establecimientos de todas nuestras bebidas como tazas perfectas acompañándolas de un buen estreno, estableciendo un evidente paralelismo entre la cultura del cine y el café", señala Cristóbal Rodríguez. "En un enorme maremágnum de franquicias y franquiciados, nuestra propuesta es distinta, más eficaz y rentable. Con la cesión conseguimos que nuestro cesionario se aproveche de unos conocimientos y de una imagen que nosotros, el cedente, crea, sin que tenga que pagar un canon por ello", puntualiza.

Una idea que traspasa los límites municipales y que aspira a afianzarse como marca a niveles provinciales. Un futuro halagüeño, que no obstante, no olvida sus orígenes, presente en su lema: "Para soñar, hay que volver a Méliès, siempre había que volver a Méliès….".

más noticias de AQUÍ LA PROVINCIA Ir a la sección Aquí la Provincia »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios