Rubén Castro

"Mel lo es todo para mí"

Rubén Castro valora al entrenador que le dio "confianza" y destaca de él también su firme apuesta por la cantera, aspecto en el que se parece a Fernando Vázquez, "un adelantado" que lo hizo debutar en Primera.

Javier Mérida / Sevilla | Actualizado 15.03.2012 - 09:32
zoom
Share
Rubén Castro (Las Palmas, 27 de junio de 1981) vive su mejor momento en Primera. En su madurez, es un delantero fiable y asegura que le quedan años de fútbol.

-Su juego refleja a uno de esos futbolistas a los que la afición le viene de niño, de jugar en la calle...

-Sí, siempre me ha gustado el fútbol y no sé qué hubiera pasado en mi caso de no haber sido futbolista. Además, en la familia ya tenía los antecedentes de mis hermanos Guillermo y Alejandro, con los que jugué en Las Palmas un año (la temporada 03/04, en la que él hizo 22 goles en Segunda) y de mi padre. En casa siempre se ha respirado fútbol.

-¿Se llegó a sentir como un esclavo o una mercancía en ese peregrinar al que lo obligó el Deportivo?

-No, cuando firmé siete años estaba muy feliz. Después no tuve la fortuna de poderme quedar en el Dépor, pero le estoy muy agradecido por la oportunidad que me dio. Siempre me tuve que buscar la vida y no tuve problemas.

-Nunca lo oí hablar mal del Deportivo. Ni siquiera de Lotina, que lo marginó y hasta lo dejó venir al Betis sin tener apenas delanteros...

-Nunca hablo mal de nadie y siempre he respetado a Lotina, aunque prefería a otros antes que a mí.

-De quien no podrá hablar mal seguro es de Valerón...

-Ni yo ni nadie, es mejor persona que futbolista. Ayuda a todo el mundo y en el campo es un mago. Todos le tenemos mucho cariño.

-Fernando Vázquez, el entrenador que lo hizo debutar a usted en Las Palmas, me dijo alguna vez que Valerón era mejor que Zidane...

-Son muy parecidos, los dos tienen muchísima calidad. Yo tuve la oportunidad de jugar con el Flaco y a un delantero le hace la vida más fácil y, claro, marcar muchos goles.

-¿Quizá Valerón no haya llegado a más por su humildad y bonhomía, con lo que sólo se ha reivindicado con su exquisito fútbol?

-Yo creo que sí, que podría haber sido mucho más de lo que ha sido, aunque para mí es muy, muy grande. Sí es verdad que su carácter humilde y respetuoso le ha podido impedir llegar aún más lejos.

-Volvamos a su debut en Las Palmas. ¿Qué le dice hoy?

-Salimos Jorge, Guayre, yo y alguno más. Fue una época maravillosa y todos estamos agradecidos a Fernando Vázquez por darnos la oportunidad de debutar en Primera.

-¿Fue el día de los dos goles a Casillas el mejor de su carrera?

-Salí con 2-2, a falta de veinte minutos, e hice dos goles, delante de mi gente, con mi afición... La verdad es que si tengo que elegir un día me quedo con ése.

-Aquí en el Betis hizo Vázquez algo parecido: Joaquín, Arzu, Melli, e incluso Capi y Varela...

-A él siempre le ha gustado contar con gente de la cantera y eso es muy bueno para un club. Era un adelantado; en Las Palmas lo hacía y lo trasladó a todos sus equipos.

-Mel es un dignísimo seguidor de esa escuela. ¿Se parecen?

-Sí, el míster también le da muchas oportunidades a la cantera. La trabaja mucho y bien y cree en ella.


Foto: Juan Carlos Vázquez

-Además, en el Betis el nivel de los chavales es muy alto...

-Son muy buenos. Los que se entrenan ahora en el equipo pueden jugar en cualquier momento y no se nota la diferencia. Crean competencia real y eso es bueno para el equipo y para el club.

-¿Y qué le ha dado Mel a Rubén Castro?

-Todo. Y, principalmente, la confianza que ningún entrenador me dio en los últimos años. Llevo tres con él, sabe lo que le puedo dar, yo sé lo que él quiere... Si algún entrenador me ha marcado, ése es Pepe.

-¿Se sintió culpable de que lo echaran del Rayo?

-Fallé un penalti contra el Girona en el minuto 5, perdimos 0-3 y al lunes siguiente lo echaron. Y, aun así, al año siguiente cogió el Betis y me trajo. Es de agradecer que tenga tanta confianza en mí, pero yo no lo he defraudado: el año pasado hice 27 goles, subimos al equipo, este año llevo 9... Aquél fue uno de mis peores días como futbolista, pero tampoco es culpa mía y a nadie lo echan por un penalti. Aunque entonces sí me sentí culpable.

-Ha dicho que le gustaría seguir muchos años en el Betis, pero también lo oí decir que su idea es acabar jugando en Las Palmas. ¿Cómo se combina eso con su edad?

-Quiero estar aquí mientras pueda jugar en Primera y, luego, acabar en el equipo de mi tierra. Me quedan muchísimos años, porque me encuentro muy bien, me veo joven y llevo años jugando muchos partidos. A mí me queda rato y se está viendo, apenas tengo lesiones...

-De la selección ni hablamos, ¿no? Y eso que va a haber vacantes para la Eurocopa este verano...

-Es imposible, no lo tengo en mente, sólo quiero hacer goles para ayudar al Betis.

-Igual si llega a los 15 goles que se propuso...

-Este año ya es imposible aunque meta 30 goles, no voy a ir.

-Pues en el Betis debe coger el testigo de Jorge Molina.

-A ver si corto esa mala racha de tres partidos sin marcar, aunque mientras los hagan otros compañeros... Pero el gol llegará, a ver si el sábado.

-El curso pasado rompió una racha peor frente a Las Palmas y ahora se medirá a otro ex, el Rayo.

-A ver si puede ser y la rompo en Vallecas, aunque será muy difícil, porque el Rayo es muy bueno y su campo lo conoce mejor que nadie.

-¿Qué tiene Vallecas, sólo que el terreno de juego es más pequeño?

-También que la gente aprieta mucho, porque está muy cerca de la línea de banda y hace que parezca más pequeño aún. Por eso el balón está mucho tiempo en las áreas y ese juego el Rayo lo conoce mejor que nadie. Es muy difícil jugar ahí.

-¿Notó ese plus al jugar en casa cuando era rayista?

-Sí. Siempre hay muchos goles, sabes que desde cualquier lugar del campo puedes ponerla dentro del área. Es un factor favorable.

-¿Qué destacaría de sus compañeros en ataque, Jorge Molina y Santa Cruz?

-Jorge tiene una gran definición y falla muy pocas ocasiones, es su mejor virtud. Y Roque aguanta muy bien la pelota y va muy bien por arriba, coge todos los centros.

-De usted siempre se destacan los goles, pero da muchos, máxime cuando juega más cerca de alguna banda. ¿Le llena eso?

-A los delanteros sólo se los valora por los goles, da igual que des tres o cuatro pases de gol si no marcas ninguno. Pero yo quiero lo mejor para el equipo y el míster lo ve, porque cuando no meto goles sigo jugando. Si marco, mucho mejor, pero lo importante es que el equipo haga goles. Aunque yo mantengo mi meta de los 15, me quedan 6.

-Jorge Molina me comentó medio en broma que ver tanto fútbol le iba a costar el divorcio. Me da que usted es distinto.

-Sí, yo veo muy pocos, los partidos señalados que todo el mundo ve y poco más. Lo que me gusta es jugar.

-Vamos, que no será entrenador.

-¡Qué va! Yo para eso no sirvo. Bastante tengo con estar todos los días aquí entrenando como para estar por las tardes viendo fútbol.

-Dígame algo de Fabricio, con el que coincidió ya en La Coruña.

-El año pasado hizo buena temporada en Huelva y aquí lo está refrendando. Cubre mucha portería y es ágil, necesita confianza en Primera y será un gran portero.

-Las Palmas, en Segunda; el Tenerife, en Segunda B. ¿Qué le pasa al fútbol canario?

-Tampoco hay mucho dinero para firmar jugadores y cada vez va peor. Y los que salen de la cantera se van rápido. Es necesario que Las Palmas suba pronto a Primera. Ojalá lo consiga el año que viene.

-¿No le ha perjudicado excesivamente irse del Insular?

-Sí. Allí todos lo decimos. En el Insular la gente estaba muy encima y nos aprovechábamos de ello, y luego hicieron el nuevo estadio, con las pistas de atletismo, y eso es lo que nos hizo bajar a Segunda B. Yo estaba allí y lo sé por experiencia.

-Es que era un estadio un poco trampa, como Vallecas...

-Sí, sentíamos a la gente encima y para el rival era como una encerrona, igual que Vallecas.

-Hábleme del Betis. ¿Le ha sorprendido la dimensión que tiene?

-No, sabía que era un club muy grande. Lo que me ha sorprendido es que aquí la gente es del Betis o del Sevilla, no del Madrid ni del Barça. Aquí es diferente a otros sitios; es un sentimiento y se vive más.

-¿Puede marcar Vallecas el futuro a corto plazo del Betis?

-Sí, es un partido clave, éste y los dos de casa. Hay que sacar los 9 puntos como sea, porque creo que van a marcar lo que seremos: si podremos mirar hacia arriba o quedarnos ahí abajo, jodidos y sufriendo por no descender.

-Muchos puntos los 9, ¿no?

-He dicho los que podemos lograr, lo máximo. Pero estamos capacitados para hacerlo, sobre todo si ganamos el de Vallecas fuera de casa.
0 comentarios
Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo o discriminatorio.

Nuevo comentario
A fondo

Especial Miki Roqué

Vea las informaciones, vídeos y galerías de foto de los homenajes al jugador fallecido.

PUBLICIDAD

Centenario del Betis

El club verdiblanco cumple su primer siglo de vida.