"Mi concepto tiene un toque artista pero luego hay que demostrarlo"

El novillero de La Línea hace el paseíllo el domingo en la plaza de Berja en la semifinal de escuelas de Andalucía, un escaparate para abrirse camino en este difícil mundo

José Manuel Laza / Algeciras | Actualizado 08.07.2011 - 01:00
zoom


El novillero Juan Cortés, en un momento de la entrevista en la Plaza de la Iglesia de La Línea.

Share
El novillero linense Juan Cortés vive un momento feliz en su corta carrera de torero. Acaba de cumplir veinte años y esta temporada es la tercera como novillero sin caballos. Asegura que será la última en este escalafón y espera el año que viene dar el salto con picadores. El próximo domingo espera mostrar de nuevo el buen corte de torero artista que posee, como ocurriera hace dos semanas en la plaza de toros de Baeza, donde a pesar de la espada, dio un toque de atención importante y se ha colado en la tercera semifinal del ciclo andaluz de escuelas que se celebra este domingo en la plaza almeriense de Berja. Hasta allí viajará un autobús de aficionados de La Línea para seguir a su nuevo torero.

Cortés lo tiene claro y no quiere trabajar junto a su padre en el taller de chapa y pintura, ni tampoco dedicarse al módulo de administración que recientemente ha terminado. Su sueño es ser figura del toreo y poder ser un torero reconocido. "El sueño de cualquiera que quiere ser torero es llegar a lo más alto. Reconozco que estoy empezando, pero mis ilusiones son altas y por eso debo ganarme los contratos en la plaza", añadió.

El concepto de Juan Cortés es especial, como dirían los taurinos tiene un corte artista y con el pellizco propio de este concepto tan peculiar. "Es cierto que me defino como un torero artista, la sangre flamenca te da esto y llegas un momento en el que toreas para ti y dejas fluir los sentimientos".

El joven novillero piensa en triunfar el domingo y en la repercusión propia que da la televisión y de pasar a la siguiente ronda. "Un triunfo el domingo es un paso más en mi carrera. Me veo bien, preparado, he ido estos días al campo y si el novillo embiste voy a hacerle las cosas bien. Además me hace mucha ilusión que la gente de mi pueblo esté esa tarde en Berja para apoyarme", matiza.

Para Cortés su ilusión es tomar un día la alternativa en una plaza importante, una carrera en la que Juan Carlos Landrove, director de la escuela de La Línea y mentor del novillero, es una pieza clave. "Primero tiene que llegar el debut con picadores y luego cuajarme como novillero. Me haría mucha ilusión tomar la alternativa en una plaza como Jerez o El Puerto y porque no con Morante y Manzanares en el cartel, dos toreros a los que admiro", apuntó.

La temporada de este diestro sin picadores esta llena de citas buenas. "Después de la novillada del domingo haré el paseíllo en La Línea, en la novillada de escuelas, también toreo en San Fernando, luego en Algeciras y otras que van a salir. Y algo importante que es que voy con los gastos pagados, la cosa no está para poner dinero", concluyó.
0 comentarios
Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo o discriminatorio.

Nuevo comentario
Toros

Composición y nociones básicas de una tarde de toros

La corrida consta de cuatro partes esenciales: después del paseíllo, se torea con el capote (Tercio de capa); Se pica al toro (Tercio de varas); Tercio de banderilla y Toreo de muleta y muerte a espada del toro.

100 años de la alternativa

Joselito, el día de su alternativa, pidiendo permiso para estoquear el primer toro de su carrera.

Pie de foto

Joselito el Gallo, 'el rey de los toreros'

La historia de un maestro, paradigma de diestro lidiador, que inicia su carrera como niño prodigio y encuentra la muerte en Talavera de la Reina, cuando en plena juventud, con tan sólo 25 años edad, había alcanzado ya la gloria como torero

Juan Belmonte, en un lance con el capote en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla.

Pie de foto

Tragedia en Gómez Cardeña

El Pasmo de Triana entró en el cortijo, sonó un disparo y la criada corrió al despacho para encontrarlo caído de espaldas, con la mirada sin vida, en un charco de sangre