Por todos los sufridores

  • La afición cajista llenará San Pablo en un choque en el que los locales pueden sellar de una vez la permanencia. Los colegiales, con la duda de Nacho Martín, se juegan la vida.

Hay días en los que no se puede fallar. Hace algo más de cinco años, en Treviso, unos 300 sufridores se liaron la manta a la cabeza para no dejar solos a los suyos en todo una final europea. Eran tiempos de bonanza, deportiva y económica, pero las vacas gordas se acabaron y con los recortes se pasó de pelear por títulos a hacerlo por la permanencia. Pero el equipo nunca estuvo solo. Si en el Palaverde, cuya Final Four de la Eurocup será recordada hoy en la previa del choque, fueron varios centenares de cajistas los que apoyaron al cuadro hispalense, hoy serán miles de sufridores los que animarán con su aliento a un conjunto que ha ido de menos a más esta temporada y, al contrario que la anterior, puede dejar finiquitada la permanencia con bastante antelación. Un alegrón en estos tiempos. Y por ellos, por los que nunca dejaron solo al CB Sevilla, los de Luis Casimiro no pueden fallar esta tarde.

Hay mucho en juego, como demostrar al presidente de la ACB, Francisco Roca, que estará en el palco, que Sevilla quiere y merece seguir en la Liga Endesa. No es baladí esto, pues el club se jugará una vez que finalice su campeonato, incluso con la salvación en el bolsillo, su continuidad en los despachos. Y no es lo mismo que más de 7.000 personas griten en San Pablo "¡Caja!" que lo hagan apenas 3.000. Todo suma. Y todo resta. También la imagen, y por ello en un choque de este calibre los jugadores del CB Sevilla tendrán que dar el 120% para superar a un Estudiantes que llega con la moral por las nubes tras salir la semana pasada de los puestos de descenso. Frenar el ímpetu visitante desde la defensa y jugar con los nervios del rival será clave, al igual que jugar de manera más coral en ataque, no como en Bilbao, cuando las individualidades claudicaron ante el juego colectivo de los de Sito Alonso.

Precisamente el ataque es lo que ha marcado la diferencia en la gran segunda vuelta cajista, fundamental para alejarse de la cola de la clasificación y demostrar ante conjuntos de entidad como el Baskonia, el Gran Canaria o el Valencia que el equipo es capaz de competir ante cualquiera y remontar el terreno perdido a consecuencia de los escandalosos tropiezos de la primera mitad del campeonato. Uno de ellos fue, precisamente, ante el Estudiantes (102-76) cuando la opción de la Copa del Rey estaba viva, por lo que ese puntito de ánimo de venganza no le vendría mal a los de Casimiro.

Con todo, el cuadro andaluz es otro desde la incorporación de Hakanson en la dirección y Jordan en la pintura. Ello, unido al paso adelante de Balvin, que debe recuperar su mejor tono y olvidarse de los cantos de sirena cara a la próxima temporada, la recuperación ofensiva de Nachbar y el liderazgo de un Bamforth que nunca falla, ha hecho de este Caja un equipo con todas las letras, aunque alguna vez le faltó ambición. Demostrar más que un Estudiantes para el que el choque es decisivo marcará las diferencias. Y es que el Estudiantes de Sergio Valdeolmillos tampoco se parece al de Diego Ocampo, en el que los jóvenes tenían más peso específico. Cuenta con más jugadores como Pumprla y Simpson. Ante el interior estadounidense Nachbar deberá fajarse más de lo que hace habitualmente para que el cuadro colegial no domine el juego interior, mientras que tanto Hakanson como Miljenovic deberán dar lo mejor de sí atrás para frenar a un Laprovittola que se ha convertido en el motor estudiantil. Para lo bueno y lo malo. Sobre todo si Nacho Marín, duda por un por un traumatismo en el hombro derecho producido en el anterior partido, no está plenamente recuperado, aunque parece que jugará.

Sumar la sexta victoria consecutiva en San Pablo no será fácil. Sufre más este CB Sevilla ante rivales que ponen más intensidad en la cancha, como pasó en Murcia, ante el Gipuzkoa o la semana pasada en Miribilla frente al Bilbao, pero si es capaz de imponer su ritmo de juego y comprender que debe defender bien antes de atacar tendrá mucho ganado para dedicarle un triunfo más, y la permanencia, a una afición que, pese a los sufrimientos, nunca falla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios