Subsuelo de lo castizo

  • En la mejor edición histórica del cine español en DVD, Versus recupera 'La torre de los siete jorobados', de Edgar Neville

La torre de los siete jorobados. Edgar Neville. Versus - 2 DVD + Libro 188 páginas - 35 euros

Son varias las razones que hacen de esta edición especial de La torre de los siete jorobados (1944) uno de los acontecimientos del año para la historiografía del cine español. La primera y más obvia, la recuperación de un título esencial del cine del primer franquismo, un filme que destaca entre la producción de su tiempo, irremediablemente marcada por la épica histórica y el academicismo más apolillado, gracias a su anómala excentricidad genérica que cruza las maneras, ambientes y tipología del sainete castizo, tan del gusto popular de Edgar Neville (autor de las también esenciales La vida en un hilo, El crimen de la calle Bordadores, El último caballo o Mi calle), con un inopinado trasfondo fantástico, esotérico y folletinesco, extraído de la singular novela de Emilio Carrère adaptada por José Santugini, tocado por la influencia de formas expresionistas en un Madrid finisecular cuyo subsuelo esconde una ciudad secreta poblada por los expulsados del paraíso de la normalidad.

La segunda es que estamos ante una recuperación de auténtica voluntad filológica. Partiendo del negativo depositado en la Filmoteca Española, se ha realizado una transferencia a HD convenientemente tratada que, si bien mantiene las lógicas imperfecciones de su banda sonora mono, presenta una calidad de imagen en blanco y negro sobresaliente. Para poner a prueba el trabajo de restauración digital realizado, la edición ofrece además la copia del telecine original con el fin de que el espectador pueda comprobar los matices de contraste, ajuste, estabilización y limpieza que se han llevado a cabo.

A todo este laborioso proceso, ya de por sí insólito en nuestra edición de carácter histórico, hay de añadir también algo más sorprendente aún: la vocación internacional del lanzamiento, ya que el cofre aparece simultáneamente en Francia con los correspondientes menús, subtítulos, textos y documentos adicionales traducidos al francés.

Es en este último apartado, el del indispensable material extra, donde esta pieza marca un nuevo hito sin precedentes. Si un segundo DVD completa y contextualiza la película y la filmografía de Neville con un documental -Edgar Neville: emparedado entre comillas (2000, Carlos Rodríguez)- y un vídeo-ensayo -El toque Neville (2011, García de Lucas y Sales)- de impecable factura y didácticos contenidos, el libro que acompaña el cofre tampoco conoce antecedentes en lo que respecta a los estudios y materiales críticos que suelen acompañar las ediciones en DVD, incluso las más cuidadas.

A la portada diseñada por Víctor Coyote siguen 188 páginas que no sólo hacen gala de generosos materiales de archivo (tanto gráficos como literarios: entrevistas, reportajes, cartas, documentos de trabajo o de censura, fotos, afiches), sino que analizan, en textos firmados por especialistas, el proceso de escritura, producción y filmación de la película, así como su recepción crítica en la prensa de la época. Así, José Lozano introduce al polifacético Neville y su lugar en el cine español como preámbulo a una entrevista con el cineasta y a su referencial texto en defensa de la singularidad y el valor del sainete. Jesús Palacios y Santiago Aguilar ahondan en las figuras de Carrère y Santugini, de los que también se incluyen sendas entrevistas; y Company, Aranzubia, Alquézar, Porcel, Cueto y el propio Aguilar se encargan de revisar el filme a la luz de la última historiografía del cine español o de aspectos técnicos y estéticos como sus decorados y maquetas (Pierre Schild), su fotografía (Barreyre y Pérez Cubero), su espléndido y singular reparto (liderado por el carismático Antonio Casal y plagado de magníficos secundarios como Guillermo Marín, Félix de Pomés, Julia Lajos o Antonio Riquelme), su banda sonora (Ruiz de Azagra) o su posterior adaptación al cómic en el popular Roberto Alcázar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios