En el camino, hacia la libertad

  • Gus van Sant regresa con 'Tierra prometida' y Salles con 'On the road'

Tras la fría acogida que tuvo la cinta en la última Berlinale, no parece que Tierra prometida, la nueva colaboración entre Gus van Sant -aquí en su versión más accesible- y Matt Damon años después de El indomable Will Hunting y Gerry esté entre los mejores títulos de sus carreras, aunque no hay que perder las esperanzas tratándose de la alianza entre uno de los cineastas más estimulantes de Hollywood y uno de los actores con más olfato. Damon, que iba a debutar en la dirección con esta película y que escribe el guión junto a su compañero de reparto John Krasinski, interpreta al empleado de una compañía de gas encargado de persuadir a los habitantes de una localidad en declive de las ventajas de realizar perforaciones en sus tierras.

Otro estreno esperado que también llega acompañado de la sensación de haber defraudado las expectativas es On the road, temeraria adaptación del brasileño Walter Salles de uno de los clásicos de la literatura del siglo XX, la novela homónima de Jack Kerouac y obra cumbre de la generación beat. Kristen Stewart, Viggo Mortensen y Kirsten Dunst participan en este proyecto que protagonizan Sam Riley y Garrett Hedlund y que desembarca en las salas españolas casi un año después de su incomprendido paso por Cannes.

Una de las propuestas más aplaudidas del certamen galo (también del Festival de Sevilla) fue La caza, de Thomas Vinterberg, drama sobre un hombre injustamente acusado de pederastia al que da vida un entregado Mads Mikkelsen, galardonado como mejor actor en Cannes y candidato a los Premios del Cine Europeo, donde el filme se hizo con el reconocimiento al mejor guión. En Sevilla, el largometraje obtuvo el Premio Asecan pero no consiguió un hueco en el palmarés oficial.

Entretanto, Jonathan Levine propone una visión inusual de los zombies en Memorias de un zombie adolescente, una comedia sobre la insólita transformación de un joven que ha sobrevivido a la muerte tras enamorarse. Nicholas Hoult, aquel chaval que cambiaba la vida de Hugh Grant en Un niño grande, se ha asentado en Hollywood gracias a éxitos como X-Men: Primera Generación o Jack el cazagigantes. Memorias de un zombie adolescente conquistó el número uno en la taquilla de Estados Unidos.

Además, el sueco Lasse Hallström prosigue con su desconcertante declive y estrena Un lugar donde refugiarse, traslación a la pantalla de otro libro del especialista en narraciones románticas Nicholas Sparks (El diario de Noa o Querido John, melodrama que ya adaptó Hallström). El director de ¿A quién ama Gilbert Grape? y Las normas de la casa de la sidra, que el año pasado regresó a su tierra para rodar el thriller El hipnotista, describe aquí los problemas sentimentales de Katie (Julianne Hough), una mujer dispuesta a evitar cualquier idilio en su vida pero que advierte cómo su resistencia se debilita ante el viudo Alex (Josh Duhamel).

Entre las incorporaciones a la cartelera también está El payaso, de Selton Mello, película que se vio en el último Festival de Huelva y que representó a Brasil en los Oscar, que retrata las insatisfacciones y la desdicha del cómico de un circo ambulante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios