Vidas minúsculas de grandes mujeres

  • Marta Rivera de la Cruz adapta al relato infantil la biografía de españolas que marcaron el rumbo del país.

Mi primer libro sobre ellas. Marta Rivera de la Cruz. Anaya. Madrid, 2011. 32 páginas. 6 euros.

Ellas hicieron historia: Mujeres admirables. Marta Rivera de la Cruz. Anaya. Madrid, 2011. 64 páginas. 8 euros.

Con una máquina de escribir y miles de fichas, la zaragozana María Moliner confeccionó uno de los diccionarios más emblemáticos en castellano y, a pesar de ello, fue rechazada en la Real Academia Española. Esta es una de las historias que se recogen en los dos libros que ha publicado Marta Rivera de la Cruz (Lugo, 1970), Mi primer libro sobre ellas, para primeros lectores, y Ellas hicieron historia, a partir de ocho años.

Desde la condesa de Benavente, gracias a la cual Goya pudo sobrevivir y consagrarse como artista, hasta María Zambrano, que tuvo que exiliarse pero consiguió el Premio Cervantes en 1998, los libros editados por Anaya presentan una cronología histórica de las españolas que hicieron historia.

El planteamiento del libro -varios niños tienen que buscar información sobre una persona admirable- lleva a los lectores a seguir los diferentes caminos de la investigación, senderos que convergen en un punto: "La persona admirable es una mujer". Para que la lectura resulte de fácil acceso y los niños se ubiquen, la autora decidió nombrar autores y obras de esos periodos, como el clásico Cyrano de Bergerac o Benito Pérez Galdós, para el caso de la actriz María Guerrero. "El mensaje es echar mano de referentes que ellos reconocen", explica.

La escritora gallega también pretende hacer hincapié sobre el hecho de que "la información es excesiva y dejamos de buscarla donde está más accesible. Así, el libro constituye una llamada a la comunicación entre generaciones, no sólo hay información en internet". Por ello, decidió que todos los niños desecharan buscar en Google y fueran a preguntar a sus parientes para obtener los datos necesarios. Rivera, que también es periodista, se muestra contenta de que en los colegios este libro haya funcionado como iniciativa para despertar el espíritu investigador de los alumnos.

Además, la finalista del Premio Planeta en 2006 por En tiempo de prodigios se enorgullece al explicar cómo "con este libro todos los lectores podrán apreciar lo difícil que lo tuvieron para estudiar muchas mujeres y se den cuenta del privilegio de nacer en esta época". Este es el caso de la excepción de los libros, la mexicana Matilde Montoya, que tuvo que luchar para poder licenciarse en medicina en su país.

No obstante, Rivera sostiene que su obra es un libro familiar que constituye "un conjunto de ejemplos que pueden ser muy útiles para mostrar a los niños". En este sentido, destaca la vida de Anaïs Napoleón, la primera fotógrafa española que también fue empresaria.

Para la escritora, "es importante que los niños sepan que las cosas no eran como ahora y que hubo muchas personas que se sacrificaron para cambiarlas", como se narra en la historia de Clara Campoamor, la mujer que consiguió el derecho al voto femenino.

Los criterios empleados para elegir a las mujeres que se iban a biografiar fueron históricos pero, sobre todo, la condición era que fueran mujeres procedentes de distintas disciplinas. Junto con ello, la autora optó por que la mayoría fueran españolas para que los niños "sintieran el paralelismo". Así, se muestra cómo Rosalía de Castro escribió sobre los problemas de la gente de su tierra en gallego.

Ellas hicieron historia y Mi primer libro sobre ellas adquieren mucha fuerza también por sus ilustraciones. Para la gallega, "Cecilia Varela, la ilustradora, tiene una expresividad y una cercanía increíble, supo captar el espíritu del libro y a los niños les encanta".

En lo referente a la situación actual de las mujeres en nuestro país, Rivera está convencida de que es "uno de los países que más ha avanzado en esta dirección y, por ejemplo, hay más mujeres en la universidad que hombres". Por ello, para la escritora el próximo objetivo sería abordar "el asunto de la conciliación porque las mujeres son las únicas que pueden tener hijos".

El próximo proyecto de la escritora es el lanzamiento de su nuevo libro para adultos, La vida después, que saldrá a la venta el próximo 5 de octubre. Sin embargo, no descarta seguir escribiendo literatura infantil porque "te obliga a revisar los conceptos del lenguaje, como receptores son un lujo, te lo comentan todo y se entusiasman mucho más si un libro les gusta".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios