Pretemporadareal betis

"Ahora me siento más parte del equipo que el año pasado"

  • El pacense asegura que está viviendo con más motivación la pretemporada sabedor de que pelea por la titularidad y no descarta jugar la primera jornada

Comentarios 7

Cuando Casto llegó al filial bético procedente del Albacete B generó mil dudas. La lesión de Doblas la pasada temporada le brindó una oportunidad que no esperaba, pero que supo aprovechar para hoy ser uno de los dos porteros de la plantilla. El meta irradia ilusión en una pretemporada que está viviendo de forma muy distinta a la del año pasado. En esta ocasión no está de invitado, sino por derecho propio. Un derecho que se ganó a pulso la pasada campaña, si bien reconoce que la forma en que llegó la oportunidad fue demasiado rápida y eso le pasó factura.

-Aunque es su segunda pretemporada con el primer equipo, ésta supongo que será diferente para usted.

-Me siento más integrado y sobre todo que formo más parte del equipo por derecho propio, y no por circunstancias ajenas a mí. Es cierto que esta temporada las cosas son muy diferentes para mí. Ya no compito de tú a tú con René por un sitio en la portería, sino con Ricardo, aunque al fin y al cabo es lo mismo: pelear por la titularidad a muerte independientemente de quién esté enfrente.

-Lo suyo del año pasado es que fue raro, porque tras dar el salto a punto estuvo de perder la oportunidad de su vida.

-Creo que sí. En el fútbol es importante aprovechar las oportunidades y yo por fortuna lo hice cuando me llegó el momento, pese a las dudas que tuve al principio de la pasada temporada cuando incluso me planteé seguir o no. Los problemas que hubo con mi edad, que no podría jugar en el primer equipo perteneciendo al filial, me hicieron pensarme bien las cosas, pero por fortuna me quedé y ahora creo que venir al Betis ha sido la mejor decisión de mi vida. Aposté fuerte y me salió bien.

-Ya no compite con René sino con Ricardo. ¿Se ve titular en la primera jornada de Liga?

-¿Jugar ante el Recre? Y por qué no. En principio parto con las mismas opciones que Ricardo, porque Chaparro ya me dio su confianza el año pasado pese a que algunas veces fue criticado. Mi obligación es verme titular y pelear por ello.

-¿Ve diferente al Chaparro que tuvo en el filial al de ahora?

-Con la edad que tiene si no ha cambiado a estas alturas, ya nadie lo hace. Él es igual. Tiene una filosofía de juego e intenta aplicarla aquí, en el filial o donde sea. Ahora lo que sí está trabajando mucho es lo psicológico con las jornadas de convivencia y las reuniones. Es algo curioso, pero que ayuda mucho, porque así intenta lavar un poco la mentalidad de un equipo que se está acostumbrando a sufrir mucho y está debilitada.

-¿Cree que ha acallado algunas voces que no confiaban en usted?

-No sé si habré acallado más o menos bocas, pero ahora se confía más en mí. Esto es el fútbol. Cuando van bien las cosas alguien se apunta el tanto de haberte fichado y si van mal desaparece. Uno no puede estar pendiente de eso, porque entonces no puedes concentrarte para hacer bien tu trabajo.

-Vaya lío se ha montado con la venta de las acciones de Lopera. ¿Cómo lo están viviendo?

-Quizá nos está viniendo bien estar aquí algo más aislados, porque todo es muy confuso. No es algo en lo que podamos intervenir y sólo podemos esperar.

-El inicio de la Liga se plantea duro. ¿De verdad quiere jugar?

-Claro que sí, eso siempre, sea el rival que sea. Hay que adaptarse calendario y punto. Quizá podría haber sido mejor, porque el inicio impresiona. Es el que hay y no podemos ni debemos darle más vueltas. Nos enfrentaremos a todos y nunca se sabe lo que puede pasar, porque cuando peor estábamos el año pasado remontamos un 0-2 contra el Barcelona.

-Y el derbi en la tercera jornada. ¿Le apetecerá jugarlo tras quedarse fuera el año pasado?

-Me encantaría jugar un derbi. No he tenido la suerte de disputar ninguno y me quitaría una espinita que tengo clavada del año pasado.

-No ha pasado mucho tiempo, pero ¿es distinto este Casto al que debutó con el Almería?

-La continuidad, el tiempo y la experiencia lo dan los partidos. Ahora afronto el año mucho más reforzado porque si estoy aquí ya no es por algo circunstancial ni por la lesión de un compañero. El año pasado tenía la necesidad de hacerlo bien para demostrar muchas cosas. Ahora tengo algo más de tranquilidad porque los compañeros ya me conocen y saben lo que puedo dar. Este verano también he aprovechado para asimilar todo lo pasado y afrontar el futuro, porque todo me llegó muy rápido.

-Pero el año pasado también tuvo que aguantar alguna crítica.

-Quizás quieres hacer más de lo que tienes que hacer por querer demostrar más cosas de las que debes. Poco a poco vas aprendiendo a hacer mejor tu trabajo, pero lo mío fueron clases intensivas para graduarme.

-¿Pensó en algún momento que no llegaría su renovación?

-Siempre te preocupas porque en el verano se mueven muchos nombres y mi futuro estaba un poco en el aire, ya que regresar al filial hubiese sido un pequeño paso atrás. El club me llamó, me tranquilizó y me dijeron que confiaban en mí, que yo era la apuesta, y ahora espero devolverle esa confianza.

-Su renovación le cierra las puertas a Doblas.

-Con Doblas me une una gran amistad. Yo sólo aproveché una oportunidad que se me presentó en el camino, como él hizo en su tiempo. Esto son etapas que se van quemando y como a mi me tocó un día salir de mi casa, puede tocarle a él.

-Tras menos de una semana de pretemporada y tres años sufriendo para la permanencia hay poco movimiento de fichajes. ¿Es para pensar que éste será el cuarto?

-No lo creo. El equipo está capacitado para no pasarlo tan mal. Siempre ha habido muchos problemas y por una causa u otra no hemos terminado de arrancar bien. Nosotros trabajamos para mirar más arriba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios