Final · Alemania-Argentina

Alemania borda la cuarta estrella en el pecho

  • Götze da el título a la Mannschaft con un gran gol en la prórroga. Argentina, a la contra, puso en problemas a los germanos. Primer campeón europeo en América. Messi, elegido el mejor del torneo, se queda sin corona.

Comentarios 11

Alemania es la campeona. El relevo de España como dominadora del fútbol mundial es el equipo que apostó por desarrollar el fútbol de toque que implantó la selección nacional perfeccionándolo con un físico demoledor. Candidatísimo de principio a fin del Mundial, la Mannschaft derrotó 1-0 a Argentina en la prórroga para ser, además, el primer país europeo en triunfar en América. Messi, elegido mejor jugador del torneo, tendrá que esperar, van tres Mundiales ya, mientras Joachim Löw cerró el trabajo que comenzó junto a su amigo Klinsmann en Alemania 2006. Desde entonces, España le bloqueó el paso a la gloria en la Eurocopa 2008 y en el Mundial 2010. Balotelli impidió en la Eurocopa 2012 que se vieran las caras de nuevo las dos mejores selecciones del siglo XXI. Cuarta corona para Alemania, bastante merecida a pesar de Messi.

En Argentina brilló más Mascherano que Messi, elegido el mejor del Mundial, y en Alemania Boateng mucho más que Müller o Klose, que se va además con el récord de goles en la Copa del Mundo. La final, está claro, no podía ser perfecta en este torneo de dientes de sierra.

Götze pasará a la historia por un golazo en Maracaná cuatro minutos antes que el de Andrés Iniesta en Johannesburgo. Octava prórroga del Mundial, igualando el récord de Italia 90. ¿La final de entonces? Alemania 1, Argentina 0. Los germanos de blanco y su rival de azul. En México Maradona triunfó de albiceleste con Rummenige y compañía de verdad. ¿Casualidad?

Cuarto título alemán, que iguala a Italia, campeona en Alemania hace ocho años. Alemania lo logra en Brasil, la única con cinco copas.

Un Mundial de contrastes tuvo una final indefectiblemente de contrastes. A ratos eléctrica, a ratos pesada, por momentos apasionante y por momentos pausada. Ahí fue Argentina la responsable, con un planteamiento bastante acertado de Sabella que se encontró además con un contratiempo muy notable en su rival: Khedira, básico para Löw, se lesionó en el calentamiento. Alemania lo notó una barbaridad, y más todavía la salida por un golpe de Krammer, su sustituto. Los germanos fueron cediendo el centro del campo, que no el balón, y Argentina se sentía comodísima al contragolpe, hasta el punto de gozar de las mejores ocasiones.

Muy vertical y con transiciones rapidísimas, Higuaín y Lavezzi eran un dolor de cabeza constante para Höwedes y Hummels, por momentos más incluso que Messi. Mascherano hacía barrera en el centro y Argentina tiraba las contras de maravilla. Cuando Argentina aceptó el reto de jugar al mismo ritmo elevado que Alemania, los germanos se las vieron y desearon para proteger a Neuer. Así, una cesión terrible de Kroos dejó a Higuaín encarando al meta alemán. Precipitación total y disparo fuera que dejaba a Argentina sin aprovechar un regalo tremendo que lo habría cambiado todo, porque Alemania no encontraba la forma de tener opciones de disparo ni desde fuera del área. A la media hora Higuaín marcó en fuera de juego y en el 40 una cabalgada estupenda de Messi hizo temblar a los alemanes hasta que Boateng acertó a sacar la pelota a un metro de la línea de gol.

Alemania sufría pero manteniendo su estilo, con el balón y combinando en tres cuartos hasta encontrar su opción. Pudo dar un golpe en la mesa justo antes del descanso, con su recurrente balón parado cuando tocando no consigue su objetivo. Höwedes remató un córner increíblemente solo en el área pequeña que reventó el poste izquierdo de Romero.

En este punto Sabella cambia el guión y da a Messi todo el protagonismo. La estrella responde y su técnico mete a Agüero por Lavezzi dejando a Messi definitivamente la creación con dos puntas delante. Argentina completa diez minutos de vértigo, sensacionales, que dejan grogui a Alemania, sin reacción en el centro del campo y sufriendo de lo lindo con envíos rasos a la espalda de los defensas. Pero esos minutos, quizás los mejores de Argentina en el torneo, se acaban y Alemania vuelve a mandar, algo que ya no dejaría de hacer hasta levantar el trofeo.

Prórroga, octava del torneo nada menos (nada menos que la mitad de los partidos de la segunda fase), que comienza con dos ocasiones clarísimas. Romero sacó un trallazo de Schürrle y Palacio tuvo la de Higuaín en un error de Hummels. El control del punta del Inter no fue el mejor y su vaselina ya con Neuer encima, tampoco.

Argentina empieza a pensar en los penaltis y Mascherano pudo ver la segunda amarilla en dos entradas sobre Schweinsteiger, igual que pudo pasarle a Agüero con un golpe en la cara del alemán. Rizzoli no quiso líos, pero Alemania sí y un avance impecable de Schürrle provocó que Demichelis fuera en la ayuda dejando a Götze, quien controló el suave envío de su compañero empalmando cruzado perfecto lejos del alcance de Romero. Minuto 112 y toda Argentina llamando a ese número para que Messi evite lo inevitable. 

Alemania, que físicamente ya estaba notando los minutos, se limitó a defenderse y Argentina ya no pudo dar más. Cuarta copa para la Mannschaft, de trayectoria notable en el torneo: pasó por encima de Portugal, superó a Francia, humilló de forma indescriptible a Brasil y le ganó la final a Argentina. Un camino al que Argelia y Ghana, dos africanos, pusieron dudas pero insuficientes para apartar a este grupo de un título que define a esta selección, finalista en 1982 y 1986, campeona en 1990, finalista en 2002, semifinalista en 2006 y 2010 y ahora campeona en 2012. Lo que tiene llegar casi siempre al momento en el que se definen los campeones. 

Ficha técnica:

1. Alemania: Manuel Neuer; Philipp Lahm, Jerome Boateng, Mats Hümmels, Benedikt Höwedes; Cristoph Kramer (Andre Schurrle, m.32), Bastian Schweinsteiger; Thomas Müller, Toni Kroos, Mesut Özil (Per Mertesacker, m.120); Miroslav Klose (Mario Gotze, m.88).

Seleccionador: Joachim Löw.

0. Argentina: Mariano Romero; Pablo Zabaleta, Ezequiel Garay, Martín Demichelis, Marcos Rojo; Ezequiel Lavezzi (Sergio Agüero,. m.46), Lucas Biglia, Javier Mascherano, Enzo Pérez (Fernando Gago, m.86); Lionel Messi, Gonzalo Higuaín (Rodrigo Palacio, m.77).

Seleccionador: Alejandro Sabella.

Gol: 1-0: m.113: Mario Gotze.

Árbitro: Nicola Rizzoli (Italia). Amonestó a los alemanes Schweinsteiger y Höwedes y a los argentinos Mascherano y Agüero.

Incidencias: Final de la vigésima Copa del Mundo de fútbol disputada en el estadio Maracaná de Río de Janeiro, ante 74.738 espectadores. Veintitrés grados centígrados y 65 por ciento de humedad al comienzo del partido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios