1980: Alemania gana al son de Schuster

  • Insuperable. Todos los grandes se dan cita en un campeonato en el que la selección alemana, guiada por un veinteañero, alzó su segundo título.

SI hay un futbolista cuyo nombre se asocie de manera inmediata a la Eurocopa del 80 ése es Bernd Schuster. El mejor jugador del mejor equipo del campeonato. Con sólo 20 años, Schuster, entonces en el Colonia, llevó a la selección alemana al título europeo con actuaciones estelares ante Holanda (3-2) y Bélgica (2-1) en la final. Serían sus dos únicos partidos en un gran torneo con la Mannschaft -no jugó el primer encuentro ante Checoslovaquia ni tampoco el intrascendente con Grecia-, ya que una grave lesión que sufrió estando ya en el Barcelona, por el que fichó ese mismo verano del 80, le impidió jugar el Mundial de España, para el que Jupp Derwall lo había preseleccionado, y poco después unas fuertes discrepancias con la Federación lo llevaron a renunciar al equipo nacional con 23 años y después de haber jugado 21 partidos con Alemania.

La aparición de Schuster fue estelar en un campeonato que, por primera vez, contaba con ocho selecciones, entre ellas todas las más reputadas del continente. Faltaba la que lideraba el palmarés del torneo, la URSS, pero lo cierto es que había ido viniendo poco a poco a menos y que desde la Euro 72 no había ido ni a Mundiales ni a Eurocopas.

Sí estaba España, que tras un largo tiempo de sombras ya había logrado clasificarse para el Mundial de Argentina y que ahora repetía presencia entre los mejores, como ha venido ocurriendo siempre desde entonces con la única excepción de la Eurocopa del 92. Sólo Alemania presenta mejores números -es fija en los grandes torneos desde 1970- e incluso Italia está un escalón por debajo al haber faltado a las Eurocopas del 84 y, también, el 92.

Claro que el papel español en Italia 80 fue cualquier cosa menos brillante. La selección apenas arrancó un empate sin goles ante la anfitriona -después llegaron dos derrotas por 2-1 ante Bélgica e Inglaterra- y de nuevo volvió a casa con la sensación de fracaso pintada en el rostro. Con el Mundial de España en el horizonte, no hubo dudas de que tocaba relevo generacional, y de los buenos, empezando por el banquillo, del que se fue Kubala tras casi once años -récord todavía- y 64 partidos como seleccionador.

Con su marcha se cerró también la carrera internacional de un montón de excelentes futbolistas que, sin embargo, no pudieron contribuir a que el equipo nacional lograra algún éxito relevante: los madridistas Miguel Ángel y Del Bosque, los azulgrana Asensi y Migueli, el bético Cardeñosa o los bilbaínos Dani y Villar. Sólo 12 de los convocados para Italia 80 estuvieron dos años después en el Mundial, aunque ello no evitó que el fiasco, esta vez corregido y aumentado, volviera a repetirse.

Bélgica acabó como sorprendente líder del grupo de España -última- por su mejor gol average respecto a los anfitriones, mientras en el grupo I Alemania se fue quitando de encima a Checoslovaquia, en una especie de revancha del 76, y Holanda, con tres goles de Klaus Allofs. Sin grandes alardes, y con marcadores ajustados, el equipo germano se plantó en la final, la tercera que jugaba de forma consecutiva, donde sacó de nuevo su vena competitiva para derrotar a una excelente selección belga que tenía hasta siete titulares que seis años después serían semifinalistas en el Mundial mexicano.

Bélgica: Pfaff; Gerets, Meeuws, Millecamps, Renquin; Cools, Van Moer, Vandereycken, Mommens; Van der Elst y Ceulemans. Alemania: Schumacher; Kaltz, Stielike, Karl Heinz Forster, Dietz; Schuster, Hansi Müller, Briegel (Cullmann, 55'); Rummenigge, Hrubesch y Klaus Allofs. Árbitro: Nicolae Rainea (rumano). Amonestó a Millecamps, Vandereycken, Van der Elst y Forster. Goles: 0-1 (10') Hrubesch. 1-1 (75') Vandereycken. 1-2 (88') Hrubesch. Incidencias: Final de la Eurocopa disputada el 22 de junio de 1980 en el Estadio Olímpico de Roma ante unos 50.000 espectadores

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios